Inicio Argentina Proyectan que la inflación de mayo bajó, pero continúa alta

Proyectan que la inflación de mayo bajó, pero continúa alta

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer el miércoles la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC-Costo de Vida) de mayo, la cuál ya podría sepultar el optimismo oficial de una inflación del 29 por ciento para este año, como fue presupuestada.

Según el último Relevamiento de Expectativas del Mercado, realizado a fines de mayo por el Banco Central entre unos 40 consultoras y bancos del sector financiero, la inflación de mayo habría alcanzado a 3,6 por ciento, por debajo del 4,1 por ciento de abril.

Los principales incrementos, según las consultoras, se habrían registrado en los rubros alimentos y bebidas, transporte, medicamentos, y las tarifas del gas.

Sin embargo, varias consultoras privadas ya marcaron que la inflación terminó en mayo cerca del 3,8 por ciento y así acumularía casi un 22 por ciento en los primeros cinco meses del año y un 45 por ciento en el último año

Este pronóstico fue convalidado por una fuente de la Casa Rosada, que anticipó que se prevé un resultado levemente más tranquilo que el 4,1 por ciento de abril y consideró que la suba de precios ya “dejó atrás su peor parte”, aunque se estabilizó en un piso alto, por encima del 3 por ciento mensual.

Mientras, el IPC del Gran Buenos Aires que realiza la consultora Ecolatina arrojó que la inflación de mayo fue del 3,4 por ciento, desacelerándose un punto porcentual respecto al mes anterior. Así, en los primeros cinco meses del año los precios subieron 20,4 por ciento, lo que significa la mayor variación acumulada desde 2016.

En tanto, mayo mostró un aumento interanual de 45,9 por ciento.

En lo que respecta a los capítulos relevados, sólo 3 de 9 se ubicaron por debajo del 3 por ciento. Para la consultora, si bien esta proporción representa una cifra menor en comparación al mes anterior, cuando solo 2 capítulos se habían ubicado por debajo del 4 por ciento, no deja de resultar llamativo: como consecuencia de la elevada inercia que está teniendo el proceso inflacionario, la inflación se volvió más homogénea y la mayor proporción de los precios crece a un ritmo entre el 2,5 por ciento y 4 por ciento. En criollo, sube todo.

Una “desaceleración”

A comienzos de la semana pasada, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró que en mayo se verificó “una desaceleración” de la inflación y adelantó que esta semana habrá anuncios con iniciativas para apuntalar esa tendencia.

El funcionario explicó que la economía está “absorbiendo un shock internacional de precios” y precisó que “en todo el mundo ha habido una gran inflación en los alimentos y en Argentina ha golpeado más”.

Sobre la suba en los precios de los alimentos, dijo que tiene que ver “con las cadenas de producción, donde hay intermediación, costos de logística”, y aludió a “la avivada del empresario con falta de escrúpulos que en momentos especulativos aprovecha” con aumentos en esos valores.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ratificó hoy que “este año los salarios le ganan a los precios, le ganan a la inflación, los haberes jubilatorios le ganan a la inflación”, a la vez que señaló que “nosotros no tenemos problema en que las pautas salariales estén por encima de la inflación y tengan una recuperación real”.

Publicidad