Inicio Argentina Salvaje entradera en La Plata: lo golpean y huyen con sus ahorros...

Salvaje entradera en La Plata: lo golpean y huyen con sus ahorros y su auto

Salvaje entradera en La Plata: lo golpean y huyen con sus ahorros y su auto

La inseguridad golpeó en 62 entre 143 y 144 / Sebastián Casali

Los Hornos se convirtió en las últimas horas en el epicentro de una feroz entradera que, además de las pérdidas materiales, dejó al dueño de la finca en un profundo estado de shock producto de las agresiones perpetradas por los ladrones.

Según fuentes oficiales, además del robo de pertenencias y destrozos en el inmueble, el damnificado fue sometido a una feroz golpiza. Luego, los delincuentes huyeron con un monto cercano a los 300 mil pesos, un auto y objetos de valor afectivo. Pero antes de apoderarse de este botín, los intrusos lanzaron un despiadado ataque contra el morador de la vivienda.

Según pudo averiguar este diario, el hecho tuvo lugar alrededor de las 21, cuando la víctima se encontraba llegando a su casa ubicada en 62 entre 143 y 144 después de una extenuante jornada laboral.

Probablemente, el cansancio acumulado durante todo el día redujo sus reflejos y le impidió interpretar el lento recorrido de un Ford Fiesta por su cuadra como una actitud cuanto menos sospechosa.

Lo concreto es que, tras descender de su rodado marca Renault modelo Sandero, se dirigió al portón de su casa. Justo cuando estaba por poner la llave, el rodado detuvo su marcha y dos individuos descendieron de la unidad.

Como sucede en estos casos, el tercero, el conductor, se quedó en el coche observando la escena y con el rodado encendido por si surgieran complicaciones.

Ni tiempo le dieron para ponerse a resguardo. Retornar a su auto para escapar o ingresar a su casa fueron algunas de las posibilidades que evaluó en los 3 segundos que tuvo desde que los vio avanzar hacia él, hasta que lo tomaron cautivo.

En ese escaso tiempo también tuvo el impulso de gritar para pedir ayuda pero inmediatamente fue neutralizado con la frase que lanzó uno de los hampones con un arma en la mano: “Si gritas te quemo”.

“No ofrecí resistencia, ni siquiera me moví”, señaló ayer la víctima en un contacto que mantuvo con este diario.

Pese a la actitud “colaborativa” del damnificado, los ladrones reforzaron el clima de terror y espanto con amenazas de muerte y mostrando las armas que portaban.

Tras forzarlo a abrir la puerta de su domicilio, uno de los individuos comenzó a interrogar al propietario, mientras el restante registraba la casa.

Para obtener la ubicación de los ahorros de la víctima, los ladrones desplegaron todo un arsenal de torturas contra el hombre al que agredieron en varias oportunidades con el objetivo de “ablandarlo”.

Y hasta llegaron a manifestarle que emplearían acciones de carácter “irreversible” si no colaboraba.

Finalmente lograron su cometido y el dueño de casa descubrió para ellos el lugar en el que guardaba su dinero. Sólo así pudo ponerle fin a la feroz golpiza. “Menos mal que tenía un dinero en mi casa. Se lo dí para que pararan de golpearme”, destacó el hombre.

Si bien se trató de un escueto diálogo, ya que conmovido por lo sucedido expuso que no estaba dispuesto a volver a transitar esa secuencia de terror y espanto, indicó que se trató de un cruel ensañamiento contra su persona.

Tras apoderarse de casi $300 mil, entre pesos y divisas estadounidense, uno de los sujetos se acercó a la puerta para pedir novedades de parte del “vigía”. Al recibir señas de que todo estaba “normal” en la cuadra, los sujetos se envalentonaron y decidieron subir la apuesta.

Desconectaron una computadora de escritorio y la cargaron al Fiesta que estaba esperando en la calle. Y como aún todo estaba bajo su control, comenzaron a hurgar entre las pertenencias del hombre y fue así que lograron dar con alhajas, una escopeta antigua y un arma de fuego que había heredado de su padre fallecido.

Cuando parecía que la pesadilla llegaba a su fin, el hombre debió sufrir otra dura afrenta. Uno de los sujetos recordó que lo habían visto bajar de un auto y en ese marco le exigió que le entregara las llaves. Fue así como se terminaron apoderando del vehículo que estaba estacionado en la puerta.

Según precisaron fuentes policiales, minutos después los ladrones abandonaron la escena.

Por estas horas la Policía continúa analizando las imágenes de cámaras de seguridad recopiladas en la zona con el objetivo de hallar alguna pista que pueda conducir a dilucidar la identidad de los involucrados en el violento episodio.

“Como le pasa a mucha gente, lo único que me queda es agradecer que no me mataron”, cerró la víctima.

Publicidad