Inicio Argentina Se vienen expensas más caras por la quita de subsidios a la...

Se vienen expensas más caras por la quita de subsidios a la luz y el gas: cómo impacta en La Plata

La quita de los subsidios en las tarifas de luz y gas será un cimbronazo para los bolsillos de consorcistas platenses que deberán afrontar aumentos progresivos en las expensas, pues se sumará a las subas salariales pactadas con el gremio de los encargados de edificios y los abonos para quienes contratan empresas de limpieza en lugar de encargados porque el sindicato de maestranza también tuvo su acuerdo salarial.

Hay que tomar en cuenta un dato. La suba de las tarifas de luz y gas tendrá una proporcionalidad menor en el valor de la expensa en comparación con la suba de los aumentos salariales a los encargados de edificios. Este ítem salarial representa un 70 por ciento del valor de la expensa. Mientras que el gasto de la luz y el gas forma parte del otro 30 por ciento junto a otros rubros.

Según explicaron en la Cámara de Administradores de Consorcios de La Plata, “si se trata sólo de quita de subsidios, y en forma progresiva, la situación no tendría un impacto tan fuerte, pero si se trata de quita de subsidios y aumento de tarifa, la situación entonces puede ser preocupante porque se sumaría quita de subsidios, aumentos más la suba a los encargados”.

IMPACTO

El presidente de la Cámara de Administradores local, Nicolás Juárez, dijo a este diario que “cada edificio es un mundo, y la medida impactará de manera diferente en cada caso. Por ejemplo, la medida de la luz golpeará de manera más profunda en los edificios que tienen luz de obra en el caso de la energía eléctrica. En un caso similar también pegará fuerte la quita del subsidio de gas para los que tienen caldera porque el gasto es mayor”.

Ante ese panorama, desde el sector se solicitó a la empresa Edelap que cuánto antes se reemplacen los medidores de obra por medidores para cada departamento.

A su vez, se remarcó que hay facturas de luz mensuales de consorcios que llegan 20.000 pesos por los gastos de energía para la bomba de agua, luz en los espacios comunes y el ascensor, por ejemplo. Si se quita el 50 por ciento del subsidio, la próxima factura será de 30.000 pesos. Y eso debe distribuirse entre los consorcistas. Dependerá de la cantidad de departamentos que tenga el inmueble para absorber esa suba en la tarifa de luz.

“Cada edificio es un mundo y depende de los acuerdos que tenga cada edificio entre los consorcistas para afrontar los gastos de los servicios básicos de luz y gas”, expresó Juárez.

Les quitarán 20% del subsidio en septiembre, 40% en octubre y otro 40% en diciembre

Cuánto se paga la expensa en los edificios de la Ciudad. Según se pudo saber, en la zona céntrica un monoambiente puede pagar entre 4.000 y 5.000 pesos mensuales. Un departamento de un dormitorio puede afrontar una expensa de 8.000 pesos y de dos dormitorios ronda los 12.000 pesos. Estos valores corresponden a servicios básicos, administración y encargado. Aquellos edificios que tienen otros servicios extras o más sofisticados los valores son superiores, explicaron los administradores que hablaron con este diario.

Juárez remarcó que “en este momento la morosidad en el pago de las expensas ronda entre el 8 y 10 por ciento. La gente está cumpliendo. Cuando tienen algún problema para pagarlas buscan un acuerdo para ponerse al día”. La referencia a este tema tiene que ver con los aumentos que se vienen en las expensas por los temas antes mencionados: subas salariales e incrementos en los servicios básicos. Un incremento fuerte, aunque resulte gradual, siempre impacta en el cumplimiento de los pagos de esta obligación mensual, que no suele estar entre las prioridades, según remarcan distintos especialistas.

Desde la Cámara que reúne a los administradores de consorcios, detallan también que “en los edificios en los que hubo ahorros, organización en los gastos y una política de racionalidad en el manejo de los espacios comunes es probable que haya fondos para encarar las primeras subas sin la necesidad de tocar demasiado el valor de la expensa”.

Hasta el momento, las expensas sufrieron una suba del 27 por ciento en lo que va del año (primero fue del 15 por ciento y luego otra del 12 por ciento), más el bono de 134 mil pesos que se pagará hasta febrero de 2023, según detallaron en la cámara de administradores local.

El bono se pagará de la siguiente forma: dos cuotas de 12.000 pesos (agosto y septiembre), dos de 18.000 pesos (octubre y noviembre), dos de 24.000 pesos (diciembre y enero), y una de 26.000 pesos, en febrero de 2023. Estos montos serán remunerativos.

En la Ciudad hay cerca de 6.000 edificios, de los cuales hay unos 2.000 que tienen administradores asociados a la cámara, mientras que el resto tiene administradores no asociados o bien son administrados por los propios consorcistas, explicaron en la Cámara de Administradores local.

MEDIDA EN ESTUDIO

La decisión de sacar a los consorcios de “usuarios generales” deriva en que pierdan la posibilidad de acceder a tarifas subsidiadas.

Ayer trascendió que hay una idea de la secretaría de Energía para crear alguna categoría especial de clientes para evitar que el golpe al bolsillo de los consorcistas no resulte tan contundente, como se espera de acá a fin de año.

Publicidad