Inicio Argentina ¡Soñemos! Argentina superó 2-1 a Australia y jugará los cuartos de final...

¡Soñemos! Argentina superó 2-1 a Australia y jugará los cuartos de final del Mundial contra Países Bajos

Con la fe intacta. En un final infartante, con un atajadón de Dibu Martínez que se gritó como un gol, Argentina venció esta sábado a Australia por 2 a 1 y se instaló en los cuartos de final del Mundial Qatar 2022 en un partido disputado ante más de 40.000 fanáticos ilusionados con la consagración.

El capitán Lionel Messi, en el partido número 1.000 de su carrera profesional, mostró el camino de la clasificación a los 35 minutos con su tercer tanto en esta edición, que lo dejó a uno de Gabriel Batistuta (10), máximo goleador argentino en la historia de la competencia.

Julián Álvarez amplió la ventaja a los 12 minutos del segundo tiempo y Australia descontó con un tanto del volante Craig Goodwin, a los 32 de la misma etapa.

Argentina accedió por séptima vez a cuartos de final desde 1986, cuando el torneo adquirió el actual formato, y se enfrentará a Países Bajos, el viernes próximo desde las 16:00 en Lusail.

Con disciplina táctica y rigor físico, Australia puso en claro las cosas desde un comienzo: no sería un partido fácil, tal como lo presintió el DT Lionel Scaloni. Al fin y al cabo se trataba de un cruce mundialista de octavos de final.

Argentina buscó sentar las condiciones por jerarquía pero no tuvo oportunidades de poner a un futbolista de frente a la jugada y con espacios para progresar.

Foto // Todos los abrazos son para el Dibu tras la última jugada (Télam)

Messi estaba entonces rodeado de camisetas amarillas, de espaldas y a un toque para no exponerse a las duras entradas australianas, de las que fue víctima dos veces, obra de Keanu Baccus y el gigante Harry Souttar. «Papu» Gómez se encerraba en la derecha, Julián no encontraba su lugar en la cancha y los mediocampistas argentinos se complicaban con la presión australiana, como había ocurrido en el debut con Arabia Saudita.

El DT argentino sorprendió con el cambio de Lisandro Martínez por «Papu», que implicaba la formación de una línea defensiva de tres o cinco, según interpretaciones. La intención estaba clara: ampliar la cancha con la subida de Molina y Acuña y generar espacios internos para llegar al área australiana.

Con esa nueva disposición, Argentina consiguió el segundo tanto, que tuvo un autor silencioso: De Paul. En una salida de arco del rival, el futbolista de Atlético de Madrid los corrió a todos y provocó el error de Ryan, capitalizado por un atento Julián.

La fiesta «albiceleste» quedó servida: una hinchada enloquecida en las tribunas y un equipo a sus anchas: «Muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar, quiero ganar la tercera, quiero ser campeón mundial…».

Sin embargo, un infortunado gol de Enzo Fernández en contra, tras un remate del ingresado Craig Goodwin, le puso al partido una cuota de dramatismo inesperada. Sin más argumentos que los demostrados antes del descuento pero con la motivación lógica de quedar apenas un gol abajo, los oceánicos se pusieron dos veces de cara al empate.

Un cruce salvador de Lisandro Martínez y una tapada de «Dibu» en el descuento provocaron palpitaciones en los argentinos, luego de dos chances increíblemente perdidas por Lautaro.

El pitazo del polaco Szymon Marciniak generó la explosión del Ahmad bin Ali, escenario de un festejo interminable entre el público y los jugadores. Argentina está otra vez entre los ocho mejores.

Foto // El capitán argentino tras el pitazo final (Télam)

Australia se replegó, Messi frotó la lámpara y un final infartante

Tal como se insinuaba, Graham Arnold eligió plantar un equipo muy corto y cerrado, plantando sus dos líneas de cuatro muy cerca de su propio área. Será el trabajo de la Argentina romper la resistencia a partir de pases filtrados.

El equipo de Scaloni salió a buscar la apertura del marcador, mientras que los australianos presionan alto en la salida y luego esperan replegados en su campo.

En una primera media hora marcada por el juego cortado y sin ocasiones claras de gol, la aproximación de la Scaloneta llegó por el Papu Gómez que recibió un pase de Messi abierto sobre la izquierda, intentó enganchar para su derecha y sacó un tiro desde el borde del área, pero se fue muy por arriba del travesaño.

A los 35 minutos explotó el estadio: en su partido número 1000, Messi marcó su primer gol en la fase eliminatoria de los Mundiales. Tras un tiro libre despejado, Papu Gómez se la dejó a la Pulga, dio un pase hacia Mac Allister y corrió hacia adentro, el número 20 jugó con Otamendi y el 10 agarró el rebote y sacó un remate muy bien colocado a la derecha de Ryan. Argentina se pone 1-0 arriba.

Iniciado el complemento, dejó la cancha Papu Gómez, que no tuvo su mejor versión en la noche qatarí, para ser reemplazado por Lisandro Martínez, con el objetivo de liberar a los laterales y darle más salida de fondo al equipo.

Ya con la ventaja en el marcador, la Scaloneta mostró su mejor versión y fue arrollador ante un rival que realizó variantes para evitar el avance argentino. 

A los 12 minutos Argentina marcó el segundo: Mat Ryan se tomó demasiado tiempo con la pelota ante la presión muy intensa de Rodrigo de Paul y Julián Álvarez, y es el delantero quien luego consigue definir para asegurar el gol argentino y la ventaja por 2-0.

Cuando todo era buen augurio para la Selección que dominaba y estaba para el tercero, a los ’31 Australia le puso suspenso al final: tras un disparo de Goodwin cerca del área, el balón rebotó en Enzo Fernández y descolocó a Dibu Martínez. Fue el 2 a 1.

A los 35 se agotaron las modificaciones en Argentina con otro doble cambio de Scaloni. Salieron Mac Allister y Nahuel Molina para que ingresen Exequiel Palacios y Gonzalo Montiel

A falta de poco más de 10 minutos para el final, los Socceroos descontaron y le pusieron emoción a la definición. Una atajada de Dibu Martínez a poco del cierre fue clave para el triunfo argentino. Ahora, se viene Países Bajos por el pase a las semifinales de la Copa del Mundo.

SÍNTESIS

Argentina: Emiliano Martínez; Nahuel Molina o Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Marcos Acuña; Rodrigo De Paul, Enzo Fernández y Alexis Mac Allister; Alejandro Gómez, Lionel Messi y Julián Álvarez. DT: Lionel Scaloni.

Australia: Mathew Ryan; Milos Degenek, Harry Souttar, Kye Rowles y Aziz Behich; Mathew Leckie, Aaron Mooy, Jackson Irvine y Craig Goodwin; Riley McGree y Mitchell Duke. DT: Graham Arnold.

Gol en el primer tiempo: 35m. Messi (AR).

Goles en el segundo tiempo: 12m. Álvarez (AR) y 32m. Enzo Fernández e/c (AU).

Cambios en el segundo tiempo: 4m. Lisandro Martínez por Gómez (AR); 13m. Ajdin Hrustic por Baccus y Craig Goodwin por McGree (AU); 26m. Lautaro Martínez por Julián Álvarez y Nicolás Tagliafico por Acuña (AR) y Garang Kuol por Leckie, Jamie MacLaren por Duke y Fran Karacic por Degenek (AU); 35m. Exequiel Palacios por Molina y Gonzalo Montiel por Mac Allister (AR).

Amonestados: Irvine, Degenek (AU)

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia), asistido por sus compatriotas Pawel Sokolnicki (línea 1), Tomasz Listkiewicz (línea 2) y Tomasz Kwiatkowski (VAR).

Estadio: Ahmad bin Ali.

Público: 45.032 espectadores.

Publicidad