Inicio Argentina Suben hacia las “nubes”: medicamentos e insumos clínicos

Suben hacia las “nubes”: medicamentos e insumos clínicos

Un informe del Observatorio de Costos de la Salud de la Unión Argentina de Salud (UAS) detectó incrementos de hasta el 50 por ciento durante el segundo cuatrimestre del año en medicamentos e insumos que se utilizan en hospitales y clínicas privadas y aquellos de alto costo que afrontan las obras sociales, muchas veces por orden judicial. Remarcan que esta cifra supera holgadamente al índice de precios al consumidor que publica el INDEC en el periodo planteado.

El relevamiento realizado de la UAS, la entidad que nuclea a empresas del sector privado del sistema sanitario del país (cámaras nacionales de clínicas, empresas de medicina privada, laboratorios bioquímicos, obras sociales de personal de dirección, entre otras) menciona que “al medir los precios de los medicamentos, se detectó que aquellos que habitualmente son usados para internaciones tuvieron las mayores subas, llegando al 32 por ciento en promedio durante el cuatrimestre mayo-agosto de este año, sensiblemente por encima del aumento del Índice de Precios al Consumidor medido por el INDEC, que en el mismo período fue del 24,8 por ciento”.

Agregaron que “algunos productos mostraron picos aún más llamativos: los sueros se encarecieron 50 por ciento y los productos de contraste, 45 por ciento. Los descartables -insumo clave en el sector- quedaron apenas por debajo de la media, pero aún así superaron la inflación: tuvieron un alza del 27 por ciento”.

“La diferencia entre los aumentos del primer y segundo cuatrimestre es alarmante”, advierten desde la UAS, para marcar la fuerte aceleración que están teniendo estos productos. En el primer cuatrimestre del año, los insumos de internación habían subido 14 por ciento en promedio. Es decir que en el período posterior el aumento fue más del doble.

PREOCUPANTE CURVA ASCENDENTE

De esta forma, los precios retomaron la preocupante curva ascendente que se había registrado en 2020 y hasta fines de 2021. Luego, durante algunos meses, la tendencia se había desacelerado debido al “congelamiento” acordado entre el Gobierno y los laboratorios, describen en la UAS.

Describen en esa Unión que “estas alzas se dan en simultáneo con un creciente impacto de estos insumos en los costos de la salud, impulsado por una mayor cantidad de unidades vendidas. Hace dos años, se gastaba en medicamentos dos de cada diez pesos destinados a gastos sanitarios en la Argentina. Hoy esa relación se expandió a tres de cada diez. De esta forma, en el país ya se gasta en remedios (30 por ciento del gasto total) más que en internaciones y cirugías (24 por ciento), mientras que estos rubros estaban a la par hasta el año pasado”.

EN la REGIÓN

En tanto, según se indicó desde la Federación de Clínicas de la provincia de Buenos Aires, en el área de La Plata “cercioraron que hubo aumentos de hasta el 70 por ciento en medicamentos prevalentes que se utilizan en clínicas para distintos tratamientos y prácticas”, en el periodo mayo a septiembre 2022.

En el caso de la suba del 70 por ciento se menciona el Propofol (anestésico). También se registraron subas por encima del 40 por ciento en relajantes para intervenciones quirúrgicas, prequirúrgicos, neurolépticos (antipsicóticos, entre otros), según datos a los que accedió a este diario.

MEDICAMENTOS DE ALTOS COSTOS

El relevamiento de la UAS advierte que en el cuatrimestre mayo-agosto también se registraron importantes alzas en los medicamentos denominados de alto costo, que pueden valer millones de pesos y que muchas veces deben ser cubiertos por prepagas y obras sociales a raíz de fallos judiciales. “También tuvieron un promedio de 32 por ciento de aumento a agosto de este año. En el primer cuatrimestre hubo subas del 18,50 por ciento en promedio”, detallaron desde la entidad.

“Los productos de alto costo hace ya mucho tiempo dejaron de tener baja incidencia. Hoy son prescriptos a miles de pacientes por mes, con tratamientos que se pueden extender por varios años”, agregan. Un dato: en 2010 estas drogas representaban el 8 por ciento del gasto total en medicamentos, mientras que hoy esa proporción se incrementó al 62 por ciento, según estimaciones del sector.

“De 58 productos de alto costo más utilizados, 38 tienen un precio mayor a los 100.000 pesos”

Dos de las subas más significativas se vieron en la medicación para el cáncer Herceptín, que aumentó 54,44 por ciento hasta alcanzar los 279.125 pesos; y Genvoya, una droga para el VIH que llegó a los 121 mil pesos tras trepar 35,15 por ciento. También aumentaron la Hemlibra (para hemofilia, subió 23,50 por ciento y ya supera los 3 millones de pesos), el Genotropin (para el atraso del crecimiento, ahora cuesta $ 124.902 tras subir 27,50%) y el Decapeptyl (para cáncer de próstata, que aumentó 26,41% y llegó a los 141.834 pesos).

“La UAS expresa su preocupación por el impacto de este segmento de medicamentos, que muchas veces deben cubrir por fallos judiciales sin información acerca de la evidencia de su efectividad, así como de los procedimientos marcados en guías de atención clínica basados en la evidencia. De esta forma, casos particulares absorben los presupuestos de obras sociales y prepagas y reducen la capacidad financiera para dar cobertura a los demás afiliados y asociados”, sostienen desde la entidad.

Publicidad