Inicio Argentina Tercera ola: temen una suba de casos fatales

Tercera ola: temen una suba de casos fatales

LA TENSIÓN SOBRE LAS TERAPIAS INTENSIVAS ES CADA VEZ MAYOR/ TELAM

Aunque impulsada por Omicron - una variante que ha demostrado ser más benigna que la Delta- y con una tasa mucho mayor de población vacunada contra el Covid, esta tercera ola de contagios avanza a una velocidad tal que algunos especialistas temen que en pocas semanas podría impactar de manera significativa en el número de internaciones y muertes en nuestro país.

Mientras que una proyección de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) calcula que podría haber entre 400 y 1.000 fallecimientos diarios en sólo tres semanas, especialistas en terapia intensiva advierten que las internaciones por Covid se vienen incrementando de un modo preocupante y que, a este ritmo, el sistema podría volver a entrar en tensión.

La proyección de FIEL lleva la firma de su economista jefe, Santiago Urbiztondo, quien la elaboró en base a los datos del Ministerio de Salud de la Nación y de la evolución epidemiológica que ha demostrado la variante Ómicron a nivel internacional.

Como señala Urbiztondo, desde que comenzó la tercera ola, el promedio diario de contagios aumentó de 5.230 al 20 de diciembre hasta 107.000 al 12 de enero, una cifra casi 20 veces mayor; mientras que la ocupación de camas críticas, que se hallaba en un punto bajo, sufrió un incremento del 175%, y la cantidad de fallecidos diarios apenas se duplicó en ese plazo de 23 a 46.

Aunque este escenario se muestra en principio más favorable que el del brote anterior, “los fallecimientos de hoy son de hace tres semanas: corresponden a los contagios de la semana del 16 a 22 de diciembre”, aclaró el investigador, para quien la letalidad se va a disparar.

“Aunque no hubiera ningún caso adicional en las próximas semanas, cosa que no es probable, las muertes se dispararán enormemente. Esta letalidad va a generar un aumento de muertos”, sostuvo Urbiztondo, quien asegura que la cantidad de fallecidos que tenemos hoy “no es sostenible”.

Al analizar la evolución de esta tercera ola en el país, el referente de FIEL prevé dos posibles escenarios. El “más optimista” es que “la letalidad siga cayendo hasta un nivel mucho más bajo, al 0,3 por ciento”; en cuyo caso “la escala de muertos sería de más de 400 por día”. “En la proyección pesimista, en la que la tasa no cae más de ese nivel y con el desplazamiento de Omicrón de la variante Delta, el número te da algo más que 1.000 fallecidos por día”, detalló el investigador.

Cualquiera sea el escenario, la cantidad que fallecimientos previstos por Urbiztondo dista mucho de la aparente tranquilidad que se percibe hasta el momento en torno a esta tercera ola de Covid. Pero lo cierto es que el economista de FIEL no es el único que cree que en las próximas semanas la situación se podría complicar.

LA SITUACIÓN DE LAS TERAPIAS

Aunque la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva por todas las patologías apenas supera hoy el 41%, un porcentaje que está lejos del máximo histórico alcanzado en la segunda ola, cuando llegó a superar el 95%, el vertiginoso aumento en la cifra de contagios viene elevando la presión sobre él, al punto de que algunos especialistas creen que a este ritmo podría colapsar.

“La situación epidemiológica está descontrolada, el aumento de contagios es brutal. Realmente dudo de que estemos ingresando en una meseta, lo que saturó durante estos días fue el sistema de testeo. La positividad llega casi al 60 por ciento, estamos lejos de una endemia y de una nueva normalidad. A la par de los contagios se produce un incremento en la ocupación de las terapias intensivas”, señala el intensivista Arnaldo Dubin, al trazar un diagnóstico del escenario actual.

En el escenario más optimista, la cifra de muertes da 400 al día, en el pesimista, más de un millar

Como explica Dubin, que es profesor de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata y miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), “desde hace varias semanas se produce un incremento exponencial de las internaciones por infecciones graves, de hecho, en los últimos diez días se duplicó la ocupación. Es cierto, estamos lejos de saturar como en la ola anterior, pero la tensión está aumentando”.

“Nunca en mi vida tuve un enero con tanto trabajo -agrega-, hay demasiada carga y lo peor es que va en aumento. De la mano de la ocupación y del estrés de los intensivistas viene el incremento de las muertes”, destaca Dubin

También para su colega, la médica intensivista Cristina Orlandi, vicepresidenta de la SATI, “la tensión está aumentando y se hace sentir”. “Si continúan estos números, llegará un momento en el que no habrá camas disponibles y que, nuevamente, tendremos que postergar la atención de pacientes con otras patologías. Tenemos la obligación de dar respuesta a los que tienen Covid, pero también a los que afrontan otras enfermedades y merecen un lugar”, afirmó.

Publicidad