Inicio Argentina Todavía en shock, se fortalece la certeza de que no son tantos...

Todavía en shock, se fortalece la certeza de que no son tantos como se creía los indiscutidos

Todavía en shock, se fortalece la certeza de que no son tantos como se creía los indiscutidos

Lionel Scaloni en su momento más difícil: debe mostrar personalidad

Cuando los ecos del cachetazo inicial todavía están lejos de apaciguarse, y el grueso de los hinchas se sienten brutalmente decepcionados, el director técnico de la Selección Argentina evalúa muchos cambios.

No es para menos. Observando la intensidad que han demostrado la mayoría de los equipos participantes, y el déficit que en ese punto mostró la albiceleste, suena lógico todo lo que se está escuchando entre tantas especulaciones.

Haberse topado de frente con el final de una racha invicta impactante significó el mal menor. Lo medular es la inseguridad que se metió debajo de la camiseta como un virus peligroso.

Argentina podría haber empatado ante Arabia Saudita, de hecho lo mereció, pero su falencia capital radicó en verse superado por la convicción y la intensidad de su oponente.

Adentro del pesado paquete de presiones que lo acompañarán mañana desde el vestuario hasta el campo de juego, Lionel Scaloni debe tener claro que habrá prioridades. El único pecado que no podrá repetir ante los mexicanos será el de verse desbordado por la obligación de mostrarse nítidamente mejorado.

MEDIA FORMACIÓN BASE INGRESÓ EN EL TÚNEL DE LAS DISCUSIONES

Un tiempo, el segundo, alcanzó para instalar fuerte la idea de que el entrenador no debiera repertir la alineación titular. La opinión pública lo catalogaría como un error grosero.

Una síntesis de lo que se escuchó afirmar por los más afligidos puso en jaque a varios: Nahuel Molina quedó muy lejos de conformar como marcador lateral derecho. Cuti Romero, en inferioridad física, otorgó un hándicap que el DT no debió convalidar. Tagliafico tampoco anduvo bien, y Acuña, en un rato, se hizo notar con más y mejores desbordes.

En el medio estuvo el mayor foco de críticas. Paredes y De Paul, “dueños” del eje central y considerados hombres esenciales, quedaron en deuda. Y en especial el ex-jugador de Racing, que lució desconocido.

Cinco hombres de los diez de campo señalados, de modo casi indiscutido, como puntos muy bajos ratifica que, diferente a lo que se creía, no son tantos los titulares indiscutidos para afrontar el segundo partido de la Copa del Mundo.

Los Halcones Verdes hicieron bastante más daño del aparente. Arrinconaron a Scaloni. Lo llevaron a la instancia de mayor estrés desde que se convirtió en técnico; y por ende, en responsable del primer equipo nacioanal.

De repente, y cuando nadie vislumbraba un posible frente de tormenta, el todavía novato conductor se encuentra atravesando horas muy complicadas.

NO IMPORTARÁ QUIENES ENTREN, SÓLO QUE CUMPLAN EL OBJETIVO

Mientras la curiosidad del momento pasa por obtener la formación que, seguramente, tendrá modificaciones, la gente únicamente espera que le den lo que tanto necesita. El verbo ganar vuelve a entrar en escena con el vigor de lo imperativo.

Podrían ingresar Julián Álvarez (sería un justo premio que le tocara afrontar semejante responsabilidad), Acuña, Mac Allíster, Enzo Fernández, Germán Pezzella o Lisandro Martínez… No importará demasiado para el argentino medio que quedó en estado de shock desde las nueve de la mañana del pasado martes.

Cinco hombres de los diez de campo no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos

No se percibe en el pueblo futbolero una demanda puntual sobre este o aquel apellido. Sí, sobre el desempeño y, fundamentalmente, en torno al resultado.

Campeón de América nada menos que en Brasil y venciendo en la final al anfitrión,paso seguro y convincente en la etapa de eliminatorias, casi seguro último Mundial de Messi, buenos jugadores que triunfan en el fútbol europeo… Con todo lo enumerado, sería mucho más que una gran tristeza no superar la fase de grupos.

Publicidad