Inicio Argentina Una más y van…: reventaron vidrieras de comercios de City Bell para...

Una más y van…: reventaron vidrieras de comercios de City Bell para entrar a robar

Dos comercios de City Bell volvieron a ser el blanco de delincuentes que durante la madrugada reventaron vidrios para meterse en su interior.

Ambos locales, una peluquería y una casa de regalo, están ubicado sobre calle Cantilo y a pocas cuadras de distancia. Los comerciante explotaron de bronca por los hechos y creen que los sujetos que cometieron estos hechos son los mismos que meses atrás habían protagonizado robos similares.

«City Bell ya es tierra de nadie», coincidieron varios de encargados de los locales ubicados en esa zona. María Laura, una de las propietarias de los locales afectados le contó a este diario lo sucedido: «Eran una bandita de más de diez pibes. En mi local entraron cuatro de ellos, y al blindex de la puerta lo tiraron abajo con un pedazo de cordón cuneta».

Precisamente en el extenso artículo que El Día publica como tema de domingo «Inseguridad en los barrios: el desafío cotidiano de vivir con miedo»,  los vecinos de la zona comercial de City Bell y sus alrededores -entre otras zonas a las que se menciona- destacan que es creciente la preocupación por el accionar de banditas de adolescentes que roban por la zona. Y que de la mano de este tipo de delitos y de otros, como las entraderas, van cambiando muchas de las costumbres que tradicionalmente caracterizaron a la zona.

“Antes el comercio del centro de City Bell cerraba tarde. A las 20,30 en invierno, 21,30 en verano. Hoy a las 19,30 ya hay gente que está bajando la cortina, porque nadie se siente seguro. La localidad, que antes era sinónimo de tranquilidad, ahora vive estresada por la inseguridad”, dice por caso Martín Bizet comerciante de la zona.

En la zona comercial y alrededores, dicen los vecinos, se nota un problema hoy reiterado. Y es que desde que se implementó el estacionamiento medido, los comerciantes que permanecen muchas horas en el lugar estacionan más lejos, a entre 200 y 300 metros de la calle Cantilo, donde los autos quedan solos en una zona sin luces. Entonces se producen muchos robos de ruedas, al tiempo que se nota el accionar de bandas que usan inhibidores de alarmas, abren los autos y se llevan todo lo que encuentran adentro.

Publicidad