Inicio Argentina Vinculan al narco menudeo con la usurpación de casas en El Mondongo

Vinculan al narco menudeo con la usurpación de casas en El Mondongo

Una de las cuadras en las que habría toma de casas / roberto acosta

En territorios donde se afinca el narcotráfico comienzan a ocurrir situaciones que probablemente antes no eran un verdadero problema para el barrio. “Un delito llama a otro”, podría ser el refrán en este caso. Y la usurpación de inmuebles -aunque también de terrenos- se liga con fuerza a la venta de drogas.

Ocurrió en zonas de La Plata donde pulula el narco menudeo. Por ejemplo, en El Palihue, Melchor Romero, El Mercadito, Lisandro Olmos, San Carlos y El Mondongo. De los sectores referidos, este último es el único que se encuentra en el casco urbano de La Plata. Además, tiene otra particularidad que ya es “historia vieja”: la vecindad convive desde hace más de 50 años con la prostitución. Los vecinos aseguran que allí no se ofrecen más servicios sexuales a cambio de dinero. Ese “negocio”, añaden, fue reemplazado desde hace unos 15 años por la comercialización de estupefacientes. “La oferta sexual es la pantalla para” el micro tráfico, sostienen. Y como se trata de delitos integrados, donde hay narcos hay casas tomadas.

UNA DÉCADA DE PROBLEMAS

“Las usurpaciones son de hace unos 10 años, en tres puntos específicos. Primero en el área del Policlínico, después por el Parque Saavedra y también en diagonal 73 y 64. Eso son los tres polos que identificamos”, según consta en la serie de denuncias que los frentistas le acercaron a la “Asamblea Mondongo en Alerta”.

Al principio, explicaron, “se trató de punteros políticos que sacaban provecho de casas vacías por la muerte de sus propietarios, para después armar centros culturales”.

En esa línea, señalaron una propiedad de 119 entre 66 y 67 que pertenecía a una ONG y que fuera presuntamente intrusada por un ex barra de Gimnasia. “Tardaron 10 años en resolver el tema, y el tipo ya estaba construyendo un segundo piso”, remarcaron.

Según el listado que confeccionaron los vecinos, en 71 entre 1 y 2 habría dos viviendas usurpadas. Y una en las siguientes direcciones: 2 entre 70 y 71, 2 entre 68 y 69, 67 entre 3 y 4, 69 entre 2 y 3, 4 casi 65, 117 entre 69 y 70, 116 entre 67 y 68, 64 y 117, 64 y 118, 117 y 65. Las dos últimas, siempre conforme a los lugareños, se ocuparon en los últimos dos meses.

Gran parte de esos inmuebles “eran utilizados o bien como departamentos privados o directamente como centros de acopio y venta de droga”, resaltaron. “No es que va gente que necesita un lugar donde vivir, se da todo en el marco de la ilegalidad”, aclararon.

Ya en 2019 la asamblea vecinal había identificado 47 puntos sospechosos de narco menudeo en un área de unas veinte manzanas por lado que se extiende desde 122 a 13 entre 56 y 72.

En aquellos días, desde la Justicia indicaron que hubo puntos de las listas que se investigaron y dejaron resultados dispares.

En algunos casos fueron archivados por falta de evidencia sobre la actividad que se denunciaba.

Por otro lado, una fuente policial consultada en estas horas por este diario extendió un mensaje de cautela. “No hay denuncias por ese delito”, sintetizó. No obstante, puntualizó dos casos recientes que tuvieron resolución positiva.

“En la zona de 5 y 63 se desalojó una pensión que estaba habitada por gente de malvivir, y las bandas de menores y trans que se enfrentaban en esa esquina fueron aprehendidos”, explicó el investigador.

Luego, añadió: “Una vez que fue desalojada se le restituyó al dueño”. Asimismo, el policía precisó que “por 65 entre 3 y 4, hace un año aproximadamente, una pareja intentó ingresar en una vivienda. En ese hecho fue aprehendida una mujer mayor de edad”.

En tanto, resaltó que “en 117 y 65 un grupo de personas que quería armar unas casillas de chapa generó algún disturbio, pero se desactivó enseguida”.

Por último, la fuente aportó un dato que tiene que ver con el trabajo realizado en el último tiempo, pero también con los reclamos de la Asamblea y las circunstancias de pandemia actuales.

Aseveró que “teníamos entre 200 a 250 trans en la Zona Roja. Ahora habrá unos 20 o 30”.

Publicidad