Carles Puigdemont deja abierta la vía del diálogo con condiciones en el Congreso

El anuncio de la pregunta y la fecha del referéndum está previsto para la próxima semana, pero el president Carles Puigdemont quiere mantener abierta la vía del acuerdo con el Gobierno del PP, si no es cara a cara, a través de una negociación extensa en el Congreso.

Cuando el Ejecutivo de Mariano Rajoy planteó al presidente de la Generalitat que acudiera a las Cortes a defender el referéndum ante el pleno, Puigdemont respondió que sólo iría con un acuerdo previo con el Gobierno. Lo que pretende el president es evitar que su respuesta se utilice como una negativa al diálogo y busca poner sobre la mesa las condiciones previas de negociación de ese acuerdo, siempre con la consulta a la ciudadanía de Catalunya como último destino.

El objetivo es evitar el mismo escenario de Ibarretxe y contentar a los empresarios del Cercle d’Economia

Se evitaría también así incurrir en el mismo escenario que el exlenhendakari Ibarretxe y se da respuesta a la demanda de los empresarios en el Cercle d’Economia que reclamaron a Puigdemont que negocie en el Congreso, petición a la que incluso Pablo Iglesias se ha sumado.

La propuesta no se plantea con esperanzas de éxito frente al Gobierno popular, sino como respuesta serena a la escalada verbal desatada en las últimas semanas tras hacerse público un borrador antiguo de la ley de transitoriedad que permitió a Rajoy y sus ministros hablar de “golpe de estado”.

El presidente de la Generalitat acudió a Madrid a reclamar una “operación de Estado” para resolver el conflicto catalán y apeló al retorno de Josep Tarradellas y la restauración de la Generalitat, antes del pacto constitucional. La propuesta no obtuvo respuesta, pero Puigdemont quiere mantener esta posibilidad abierta hasta el día en que se fije la celebración del referéndum.

Loading...