Inicio Cataluña El Hospital Vall d’Hebron de Barcelona atiende a unos 40 quemados graves...

El Hospital Vall d’Hebron de Barcelona atiende a unos 40 quemados graves cada año por Sant Joan

El jefe de la Unidad de Quemados asegura que preocupan las olas de calor que pueden causar «catástrofes»

BARCELONA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) –

El jefe de la Unidad de Quemados del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Juan Pedro Barret, ha explicado que cada año durante la noche de Sant Joan atienden a unas 40 personas quemadas graves en Catalunya, y ha apelado a la responsabilidad y «a hacer un buen uso de los petardos y con sentido común».

En una entrevista de Europa Press este jueves, Barret ha asegurado que «la gente cada vez está más concienciada con el peligro de los petardos», gracias al aumento de las medidas de seguridad de las empresas de pirotecnia y a la información disponible.

Asimismo, Barret ha detallado que las principales víctimas por quemaduras durante la verbena son los adolescentes varones de unos 16 años, aunque también hay jóvenes que se queman por querer saltar hogueras, «sobre todo extranjeros, que no son tan cuidadosos y no ven la peligrosidad de esta práctica».

También ha resaltado otro perfil de víctimas, los niños pequeños de menos de 10 años, que pueden sufrir amputaciones de dedos o lesiones oculares por los petardos, por lo que considera que es muy importante «que estén supervisados por adultos».

RECOMENDACIONES

Ha recomendado a las personas que celebren la verbena de Sant Joan que tengan cerca botellas de agua o algún sitio donde pueda haber agua corriente, ya que el primer auxilio por las quemaduras es ponerse agua fría para enfriar la zona rápidamente y evitar el riesgo de lesiones de las células y los tejidos.

Si a alguien se le quema la ropa, ha manifestado que no se le tiene que tirar agua, «porque puede sufrir una hipotermia», y que se le tiene que colocar una manta o una toalla para extinguir las llamas y llamar a urgencias.

Barret ha explicado que cuando una persona se quema, primero es atendida por el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) o por un Centro de Atención Primaria (CAP) y, que, posteriormente, si los efectivos lo consideran por la gravedad de las heridas, los trasladan hasta la Unidad de Quemados de la Vall d’Hebron.

550 QUEMADOS GRAVES AL AÑO

«La incidencia de las personas con quemaduras que necesitan ser ingresadas a una unidad de quemados es de unas 3-4 personas por cada 100.000 habitantes al año. Es decir, esto significa que la gente que se quema con gravedad en Catalunya son unas 550 de media al año, aunque durante el confinamiento domiciliario disminuyeron un poco», ha añadido.

Barret ha manifestado que antes de la pandemia había épocas del año donde había más quemados pero que, tras la pandemia, observan un mantenimiento alto de ingresos durante todos los meses: «Nuestra percepción es que la gente se quema más. Estamos más activos y seguramente queremos recuperar un tiempo perdido, y tenemos que entender que el tiempo perdido no se recupera, tenemos que disfrutar con seguridad».

CAMBIO CLIMÁTICO

Respecto al cambio climático, ha asegurado que con las olas de calor como la de la semana pasada puede haber incendios simultáneos, porque la vegetación está muy seca.

«Nos preocupa porque puede haber un número exagerado de incendios y no tenemos suficientes recursos. Es muy preocupante, porque se puede llegar al punto en el que algunos fuegos se tengan que dejar quemar cerca de zonas habitadas por la falta de efectivos. Esto está siendo cada vez más frecuente y preocupante, porque al final podemos sufrir una catástrofe», ha zanjado.

Publicidad