El misterio de la carta desaparecida

El Congreso vive hoy un episodio misterioso a cuenta de una carta que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, asegura que mandó y que la Cámara promete que no ha recibido. El viernes, el mandatario catalán envió un mail a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, pidiendo comparecer en el hemiciclo para explicar ante los diputados su proyecto de celebrar un referéndum independentista el próximo 1 de octubre.

El lunes, la Generalitat volvió a mandar esa misiva, esta vez a través de correo ordinario, según explican fuentes cercanas al presient. En esa misma nota, Puigdemont demandaba que su plan no fuera sometido a votación, que el Gobierno central presentase una propuesta alternativa y que ésa si se votase, según indican las mismas fuentes.

Pero la carta no ha llega ni por mail ni por correo ordinario, según aseguran fuentes del Congreso, que llegan a poner en duda que haya sido remitida. Otras fuentes de la Mesa explican que no hay ni rastro de ese correo electrónico que presuntamente envió Puigdemont. Pero desde Presidència aseguran que no hay margen para el error, porque el mail no fue devuelto.

El antecedente de Homs

Añaden que Pastor conoce de sobras el contenido de la famosa carta, puesto que el mismo viernes por la tarde, el Gobierno respondió con un comunicado en el que celebró el cambio de opinión de Puigdemont, pero le exigió que no ponga condiciones y que se someta a la votación de los diputados. Y concluyen que el misterio de la carta desaparecida “puede obedecer a alguna maniobra política que se nos escapa”.

No es ésta la primera vez que el Congreso tiene problemas con la recepción de la correspondencia. Hace unos meses, el Tribunal Supremo envió a Pastor la sentencia por la que inhabilitaba a Francesc Homs para que la presidenta de la Cámara la ejecutase. La carta se perdió, no llegó al registro y anduvo traspapelada durante varios días.Al final fue encontrada en la cubeta equivocada y Pastor ejecutó el fallo del Supremo.

Loading...