Inicio Cataluña Hoteles de Lleida rozan en Navidad el 90% de ocupación, que cae...

Hoteles de Lleida rozan en Navidad el 90% de ocupación, que cae en Barcelona, Tarragona y Girona

Las pernoctaciones destacan en hoteles cercanos a pistas de esquí y disminuyen en destinos de playa

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) –

La ocupación hotelera durante el periodo navideño 2021-2022 ha alcanzado hasta el 90% en puntos de Lleida, concretamente en los cercanos a estaciones de esquí, mientras que ha caído en Barcelona, Tarragona y Girona.

Según ha explicado el secretario general de la Federació d’Hostaleria de Lleida, Ramon Solsona, en declaraciones a Europa Press a excepción del turismo de esquí, la ocupación media se ha mantenido en el 70%.

Aunque los establecimientos han sufrido cancelaciones debido a restricciones como la limitación de reuniones a un máximo de 10 personas, Solsona ha asegurado que se han suplido con reservas más pequeñas, correspondientes básicamente a núcleos familiares.

Solsona ha celebrado que en esta temporada se han mejorado las cifras de 2020 y, «en algunos puntos, incluso se han superado» las de 2019, porque ha habido nieve suficiente para llenar las pistas de esquí y, durante los días festivos, se ha mantenido el buen tiempo.

Sin embargo, ha criticado «la campaña de miedo» que asegura que han llevado a cabo las administraciones, y ha pedido cambiar el sistema de gestión de la pandemia, insistiendo en dar más información al ciudadano para disminuir su preocupación, basándose en que el efecto de la variante Ómicron sobre la salud es menor.

TARRAGONA, AFECTADA POR EL LÍMITE DE REUNIÓN

Según ha explicado el portavoz de la Federació d’Hostaleria i Turisme de Tarragona, Xavier Guardià, la ocupación hotelera en la demarcación ha quedado especialmente afectada por la limitación del número de personas permitido por reunión.

Las restricciones han impedido a los hoteles medianos y grandes «ofrecer al cliente lo que buscaba»: las grandes cenas navideñas, con cotillón, orquesta y baile, especialmente demandadas por parejas y por turistas de nacionalidad francesa.

Por otra parte, ha explicado que la llegada de la variante Ómicron ha propiciado un aumento de las cancelaciones procedentes de familias con algún miembro contagiado, que ha implicado el confinamiento de la unidad familiar completa.

La ocupación en Tarragona ha sido «mucho más baja que en 2019», cuando la provincia acogió a turistas de Bélgica, Holanda, Francia y Alemania y, de hecho, el número de establecimientos abiertos esta temporada ha sido también reducido.

LA OCUPACIÓN EN LA CERDANYA DESTACA EN GIRONA

La temporada de Navidad no ha ido en Girona «todo lo bien que tendría que haber ido», según ha explicado el presidente de la Federació d’Hostaleria de les Comarques de Girona, Antoni Escudero.

Donde más ocupación se ha registrado ha sido en La Cerdanya, que ha llegado al 75%, mientras que en Girona ciudad ha habido un 35%, el turismo de montaña del Alt Empordà ha alcanzado el 60% y en la Costa Brava un 65%.

Escudero ha lamentado anulaciones de última hora y ha concretado que el perfil de turista ha sido mayoritariamente catalán, sobre todo en el Litoral, y también nacional en La Cerdanya.

Como en Tarragona, ha afectado negativamente la prohibición de realizar grandes eventos navideños, algo que ha propiciado que muchos hoteles hayan decidido no abrir y una disminución del turismo de origen francés.

BARCELONA, LA OCUPACIÓN MÁS BAJA

El presidente del Gremi d’Hotels de Barcelona, Jordi Clos, ha lamentado que en la capital catalana la ocupación ha sido «muy mala, muy floja».

De hecho, se ha registrado entre un 20% y un 30% de ocupación media durante las festividades, a excepción de la noche de fin de año, en la que se ha alcanzado un 60%.

Ha confrontado estos datos con los registrados en 2019, año previo a la pandemia, cuando la ocupación media fue del 60% en los días festivos por Navidad, con un pico del 80% registrado la última noche del año.

Clos ha vinculado esta caída en las ocupaciones con la imposibilidad de realizar grandes reuniones familiares, convenciones y celebraciones de empresas que típicamente reunían a hasta 60 o 70 personas: «La pérdida es irrecuperable», ha lamentado.

Publicidad