Todo un síntoma: Casi el 10 por ciento de los habitantes de Gerona ya se llama Mohamed

Rezo público de centenares de musulmanes en la plaza barcelonesa de Joan Miró.

Rezo público de centenares de musulmanes en la plaza barcelonesa de Joan Miró.

Manuel Morillo (Remitido).- El Instituto Nacional de Estadística revela que el 2,6% de los habitantes de España se llama Mohamed.

Esta noticia, que ha pasado desapercibida, es aterradora, pues nos marca el síntoma de una sociedad enferma y que se enfrenta a peligros para los que se encuentra intelectualmente indefensa.

La noticia nos muestra también cómo la civilización occidental está pasando del cristianismo al liberal-relativismo, lo que la convierte en estéril, y le hace incluso asesinar, con la complicidad del Estado y el apoyo de los partidos parlamentarios de derecha y de izquierda, a miles de niños cada año.

Y la noticia prueba asimismo que esta sociedad está siendo gobernada por una clase dirigente que actúa de caballo de Troya contra su gente y la civilización que la ha estado alumbrando hasta ahora. En vez de atraer una emigración de hispanoamericanos o eslavos, ha favorecido la llegada de islámicos, pese al problema que ello acarrea cuando tienen un cierto peso demográfico.

Especial gravedad reviste la situación en Cataluña, con más fuerza en Gerona, la provincia con más apoyos separatistas.

Tras la Constitución del 78, impulsada por Juan Carlos de Borbón, que trajo el sistema autonómico que padecemos, en Cataluña han gobernado los partidos separatistas.

Estos partidos buscaron y buscan con ahínco rasgos diferenciadores, y lo que debe ser una riqueza en el conjunto nacional, como es el catalán, lo han querido transformar en elemento de división.

Por ello los distintos gobiernos separatistas que han sometido Cataluña en las últimas décadas, a la hora de gestionar la inmigración, evitaron la hispana y favorecieron la magrebí. Los resultados saltan a la vista.

Y así, resulta que en provincias como Gerona el porcentaje de Mohamed ya es más del 9,012 por ciento; es decir, casi cuadruplica la media nacional

Los musulmanes, que a nivel personal, uno a uno, pueden ser magníficas personas, en cuanto alcanzan cierta número forman la “comunidad de creyentes” (de una forma “natural” pero también con el apoyo y el impulso de organizaciones internacionales controladas desde fuera de España). Su ventaja es que no han caido en el “pensamiento débil” y pretenden imponernos su “cultura”.

Algo que puede parecer tan anecdótico como la noticia que refleja los datos del INE es la herencia de Pujol, que perpetúa Puigdemont y que sufrirán las próximas generaciones de ‘Jordis’ y ‘Monserrats’.

Loading...