Bucaramanga y Cúcuta se mueven por el agua

La disputa por el agua que se vive en Santander y Norte de Santander llegará a su punto de más tensión en la tarde de hoy cuando la gente de sus capitales salga a marchar en defensa de ella.

La iniciativa de la manifestación surgió ante el debate por el proyecto de la Sociedad Minera de Santander (Minesa) que pretende realizar la explotación de la mina Soto Norte, la cual será vecina del páramo de Santurbán, y de donde aspira a extraer durante 23 años nueve millones de onzas en concentrados de pirita y cobre, cerca de los municipios de California y Suratá, en Santander.

De acuerdo con Minesa, empresa que pertenece a Mubadala, un fondo de inversión y desarrollo del Gobierno de Abu Dabi, en los Emiratos Árabes Unidos, el plan actualmente se encuentra en fase de exploración, con estudios técnicos, financieros y ambientales en curso, y en etapa de preparación para el trámite en la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

El debate se inició desde el 4 de agosto pasado, cuando Minesa le presentó a la Anla la solicitud del estudio de impacto ambiental con el que pretende empezar labores en la zona.

Según algunos voceros de la movilización, lo que se pretende es que dentro de la Anla se tenga en cuenta la opinión de la ciudadanía, pues se debe hacer una audiencia donde se escuche a la empresa y a los directamente afectados por la posible explotación minera en la zona.

“Tenemos un principio de precaución, no se debe tomar una decisión así a la ligera.
La ciudadanía ha realizado unos estudios que se deben tener en cuenta, y si aprueba esa licencia, pues tenemos otros recursos para pelear”, señaló el docente de la Universidad Industrial de Santander (UIS) Gonzalo Peña.

Al debate se sumaron los miembros del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, quienes cuestionaron a la multinacional Minesa por la labor de explotación, pues, aseguran, esta va a generar daños graves en el agua que consumen los habitantes de estos departamentos.

Expertos sostienen que el uranio que contienen las rocas del páramo se va a derramar en el agua donde nacen los ríos de los que se abastecen en ambos departamentos.

“Ellos creen que tienen controlado eso, pero no se dan cuenta del daño que le harán al agua, ahí es donde está el problema”, sostiene Peña.

La marcha

La movilización que tendrá lugar en Bucaramanga se iniciará a las 2 de la tarde en La Puerta del Sol e irá hasta la plazoleta Luis Carlos Galán Sarmiento, en frente del Palacio de Justicia de la capital santandereana.

A la marcha se unirán las universidades y otros gremios. Los colegios también formarán parte de la jornada, pero los niños marcharán en la mañana.

“Esperamos contar con intervenciones musicales y artísticas, porque vamos es a luchar por lo nuestro. Solo se tienen contempladas tres intervenciones; una del padre Francisco de Roux y otra de algún funcionario del Acueducto, la otra aún no sabemos de quién sea”, afirmó Peña.

El alcalde de la ciudad, Rodolfo Hernández, declaró día cívico para los funcionarios que quieran participar de las diferentes actividades que se tienen contempladas.

En Cúcuta, la iniciativa bautizada como Comité para la Defensa del Agua y el Páramo busca sintonizar a cerca de 10.000 ciudadanos, entre universitarios y activistas de este departamento, con el descontento que en las últimas semanas han manifestado poblaciones y dirigentes de Santander hacia el proyecto de esta multinacional.

Por medio de los canales de comunicación de la Gobernación de Norte de Santander, este colectivo, que se gestó hace cuatro meses en el seno del movimiento Juventudes Unidas por la Sostenibilidad del Planeta, difundió la semana pasada los detalles de esta convocatoria en la ciudad de Cúcuta a las poblaciones de 10 localidades de este departamento, las cuales se asientan sobre la jurisdicción de dicho ecosistema.

Estamos liderando este proceso para que todos los jóvenes de las universidades de la región se integren a la gran marcha del agua (…). La invitación va a todo ciudadano nortesantandereano para que salga a marchar el día viernes y nos acompañe a defender los páramos y los bosques de nuestra región, que están siendo amenazados por la minería a gran escala”, señaló Mildred Hernández, promotora de esta manifestación en la capital nortesantandereana.

De acuerdo con esta vocera, la marcha arrancará a las 2 de la tarde, desde la plaza de Banderas de esa capital, tomará la avenida cero hasta llegar al parque Santander, donde se realizarán eventos culturales en torno a la conversación ambiental y rechazo a la minería.

A este tipo de movilizaciones, entidades regionales como Corponor han manifestado su respaldo, pues, según sus funcionarios, el objetivo de estas iniciativas ciudadanas apunta a estimular el respeto y preservación de estos ecosistemas estratégicos, que son considerados la principal fábrica de agua para el territorio nortesantandereano, donde convergen los páramos de Santurbán, Almorzadero y Tamá.

A su vez, un grupo de académicos de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS), de Cúcuta, decidieron sumarse a la manifestación. Por medio de argumentos científicos, que evidencian un posible deterioro en la capa vegetal y en los reservorios de agua si la Sociedad Minera de Santander (Minesa) interviene estos ecosistemas con fines extractivos, los profesionales, adscritos a la Facultad de Ingeniería, afianzaron su postura de preservación de estos territorios, en donde se gestan los nacimientos de agua de las cuencas de los ríos Pamplonita y El Zulia.

“El principal impacto de esta explotación del suelo es la pérdida de biodiversidad de los servicios de los ecosistemas, que son entendidos como bienes naturales como el aprovisionamiento de agua, de alimentos y de materias primas. Una alteración en estas zonas menoscabaría los beneficios de regulación a los eventos extremos por precipitaciones o aumento de temperaturas. Tampoco podemos olvidar el valor cultural de los páramos”, dijo Judith Ortega, directora del programa de Ingeniería Ambiental de la UFPS.

‘Alcalde se niega a ver el estudio’

Juan Camilo Montoya, director de responsabilidad social de Minesa, explicó los alcances de este proyecto y respondió a los cuestionamientos sobre posibles riesgos para el agua.

¿Por qué la gente debe creer en el proyecto?

La gente debe creer en el proceso que se ha seguido para estructurar este proyecto. Minesa ha acumulado información técnica y científica por muchos años. Todo ese soporte científico y técnico está sobre la mesa para que los expertos lo evalúen.

¿Se afectará el agua?

No. En términos de calidad, nosotros no vamos a usar cianuro ni mercurio, que hoy sí se está usando por parte de la minería tradicional. El agua que vamos a usar en nuestro proyecto, que se va a infiltrar en la mina cuando se hagan las excavaciones, es independiente de la que se acumula en el páramo.

El alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, se opone al proyecto, ¿cómo responder a eso?

El alcalde ha manejado este tema con una precariedad asombrosa. Cómo un gobernante, más aún un ingeniero, simplemente se aísla y se niega a conocer un estudio de impacto ambiental. Simplemente está repitiendo unas afirmaciones que hicieron los ambientalistas. No se ha prestado a tener un diálogo constructivo para ver cómo este proyecto sí se puede hacer de buena manera.

¿Cuánto representaría en regalías para la región?

El pago total sería de 1,1 billones de pesos. Recordemos que eso entra al nuevo sistema de regalías, que tiene unas bolsas, fondos, y hay una porción de regalías directas para el municipio de California de un estimado anual de 4.500 millones de pesos. Existe el reto de fortalecer institucionalmente estos municipios, tener buenos planes de desarrollo y poder acceder a esas bolsas.

‘Proyecto pone en peligro el agua’

Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga, afirma que está en peligro el agua que se surte a varias zonas del país, ya proviene de este ecosistema.

¿Por qué no se debe aceptar la explotación?

La información que tengo de los ingenieros me dice que cualquier agresión o cambio de conformación de la montaña cambia los flujos de agua. Toda agresión que le hagamos a esa montaña va a tener consecuencias de dimensión de las líneas de flujo, que son las generadoras de agua.

¿Qué se pretende con la marcha del viernes?

La marcha invita a protestar, los santandereanos no queremos que nos saquen el oro de allá, déjenos el oro, no nos den regalías. Mi invitación a la ciudadanía de Soto Norte es comprarles el agua y mirar cómo compensamos el producto interno bruto de ellos que dejarían de percibir si no extraen eso.

Minesa cuestiona que usted y el Acueducto promuevan la marcha, ¿qué responde?

Yo me comprometí en la campaña a defender el páramo, nuestro oro es el agua, eso lo inventé yo. Yo me reuní con Juan Camilo y Alberto Montoya, los escuché, pero sigo en mi posición.

Se está hablando de que contratará un equipo jurídico para enfrentar el proyecto de Minesa…

A la Anla hay que llegar con argumentos, estamos haciendo un equipo de gente que lo va a liderar. Primero pedimos los alcances de lo que radicaron para saber qué es lo que piden, para poder analizar con eso a quién ponemos a fin de que les alegue con argumentos y en la audiencia pública sacarlos y dilatar todo. Si hubieran hecho al contrario, qué piensa la gente, qué hacen, nos ahorramos todo esto, pero aquí dan el título minero primero. Quién garantiza que toda esa tramitología que armaron en la Anla no tiene corrupción.

GONZALO PEÑA
Docente de la universidad industrial de santander (uis)

Loading...