Inicio Colombia Cuatro ciudades del Valle con la sombra del hambre

Cuatro ciudades del Valle con la sombra del hambre


Las tasas de hambre aumentan cuando la economía nacional o local cae. Una vez que la gente pierde el empleo es incapaz de encontrar otro y esta pandemia no les ha facilitado la situación a habitantes de Cali, Buenaventura, Tuluá y Yumbo.

Es así que en la encuesta virtual de percepción ciudadana #MiVozMiCiudad, con ‘Cali Cómo Vamos’, que llegó a su tercera fase para analizar si las regiones van por el buen camino o no arrojó que el 37 % de las personas encuestadas en Buenaventura ha pasado hambre por causa de la falta de recursos.

(Lea también: El infierno que viven Corinto y el norte de Cauca, tras el carro bomba

En cuanto a Yumbo, el 29 % también indicó haber tenido hambre, al igual que un 28 %, en Cali y un 21 %, en Tuluá, respectivamente.

Este panorama se agravó con la pandemia, sobre todo, el año pasado, cuando el confinamiento fue total. 

En Cali y en algunas otras ciudades hubo hogares, donde sus miembros pusieron banderas rojas en puertas y ventanas. 

En este aspectos, en la academia se ha planteado la necesidad de que en ese esfuerzo del Gobierno Nacional por garantizar la seguridad alimentaria se debe tener en cuenta que al tratar de hacerle frente al hambre como una expresión de la pobreza, se tiene que considerar los tipos de productor alimentarios necesarios y saludables y, al tiempo, buscar cómo la industria alimentaria puede ser aprovechada. 

(Le puede interesar: ¿Quiénes están tras el carro bomba que dejó 43 lesionados en Corinto?) 

Población en el oriente de Cali salió el año pasado de sus casas con el trapo rojo para pedir comida porque no tenían manera de trabajar para su sustento diario.

Foto:

Santiago Saldarriaga. EL TIEMPO

Además, más del 50 % de los encuestados en Yumbo y en Buenaventura dijeron que los ingresos del hogar no alcanzan para cubrir los gastos mínimos; 41 % y 46 % así lo consideraron en Tuluá y en la capital vallecaucana, respectivamente.

En el Distrito de Aguablanca, en Cali, de acuerdo con el programa ‘Cali Cómo Vamos, el 61,2 % dijo que los ingresos actuales del hogar no alcanzan para cubrir los gastos mínimos frente al 46,8 % en el oriente caleño; 46,3 %, en el noroccidente de la ciudad; 45,7 %, en el nororiente, y 32,2 % en el sur.

A su vez, en el Distrito de Aguablanca, en el oriente de la ciudad, el 52,6 % se considera pobre; 3el 9,1%, en nororiente, en igual condición; 32,5,  en noroccidente, y el 26,9, en el sur. 

En cuanto al clima de opinión, el 71 % de la población encuestada en Buenaventura manifestó sentir que las cosas van por mal camino, mientras que en Cali y en Yumbo más del 50 % piensa también de esa manera, y en Tuluá, el 40 % tiene esta consideración. Son resultados que contrastan con el 13 % de los bonaverenses que señaló que se va por buen camino; 24 % y 23 % en Cali y Yumbo, respectivamente sintieron lo mismo y y el 37 %, en Tuluá.

Eso significa que mucho más de la mitad de estos encuestados no vislumbran un mejor panorama en sus ciudades.

Sobre la satisfacción en salud, de acuerdo con la encuesta, solo el 18 % de los bonaverenses encuestados se mostró satisfecho con el servicio de salud que recibió, el 25 % así lo consideró en Yumbo y más del 30 %, en Cali y Tuluá.

En Tuluá, la percepción de seguridad mejoró levemente, pasando de un 58 % de población consultada que se sentía insegura a un 50 %. En Yumbo y Cali, la percepción de inseguridad fue de 75 %. En Buenaventura se pasó de 71 % a 86 %.

El proceso en Cali tuvo una fase 1, del 21 de julio y al 18 de agosto con 3.236 encuestas; la fase 2, del 5 al 30 de noviembre con 2.012, y la 3, 9 al 25 de febrero con 2.117 encuestas.
CALI