Decretan cierre de puente en riesgo de colapso, en Norte de Santander

Luego de que se reversara en dos ocasiones el cierre del puente Mariano Ospina Pérez, que atraviesa el río Zulia, en Norte de Santander, el Instituto Nacional de Vías (Invías) emitió la orden de restringir el paso vehicular en los 115 metros del paso elevado para culminar las obras de repotenciamiento estructural.

A partir del próximo lunes, 15 de mayo, los 12.000 vehículos diarios que circulan por este puente, cuya estructura de 60 años se encuentra en riesgo de colapso, deberán tomar las siguientes rutas alternas: Puerto Santander-Banco de Arena-Agua Lasal- Astilerros y Cúcuta-Pamplona Bucaramanga para el transporte de carga, y Urimaco-San Cayetano y Carmen de Tonchalá-San Cayetano, para automóviles livianos.

De acuerdo con la resolución que profirió el Invías, está restricción se extenderá hasta el 15 de julio, en un horario de 24 horas.

“El gremio de los transportadores de carga recibe esta noticia con mucha tranquilidad, pues en recorridos realizados por las vías alternas comprobamos el buen estado de las rutas y el operativo de movilidad que tiene preparada la Fuerza Pública para evitar algún hecho de inseguridad”, indicó Leonardo Méndez, director regional de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga (Colfecar), asociación que encierra las 32 empresas de transporte de carga que suelen circular por este tramo elevado de Cúcuta hacia el occidente del departamento de Norte de Santander, la costa Atlántica y el centro del país.

Las demoras que se presentaron para ordenar el cierre de este puente obedecieron al mal estado de las vías alternas que fueron contempladas en el plan de movilidad. Sin embargo, la Secretaría departamental de Infraestructura finalizó esta semana el mantenimiento de estos caminos destapados, con una inversión de 1.500 millones de pesos.

La intervención del puente Mariano Ospina Pérez, que comenzó el pasado 23 de diciembre y contempla un plazo de seis meses, consiste en recubrir la fachada del puente con un metal más resistente y en fortalecer los pilares de su infraestructura, mejorando sus puntos de anclaje con el montaje de nuevos cables tirantes.

La obra, que adelantan al Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), tiene un costo superior a los 2.000 millones de pesos.

CÚCUTA

Loading...