Desminado humanitario en Caldas irá a cuatro municipios más en 2018

21

A cuatro municipios más de Caldas llegaría en 2018 el desminado humanitario, que hasta ahora se ha concentrado en Samaná, donde la población tiene la mayor tasa de victimización por el conflicto armado del departamento, con ocho de cada diez habitantes inscritos en el Registro Único de Víctimas.

Pensilvania, Salamina, Filadelfia y Supía recibirán unidades del Batallón 3 de Desminado Humanitario para hacer estudios de la mano con las comunidades en sectores sospechosos de tener contaminación por artefactos antipersonales o municiones sin explotar.

Entra tanto, de las 172 veredas de Samaná, 154 ya fueron declaradas libres de sospecha. Según el comandante del batallón, coronel Luis Fernando Leyva, las labores del próximo año se centraran en 14 que ya tienen identificado el riesgo y cuatro más que están en estudio. 

Con esas cifras “dentro de poco podremos hablar de Samaná libre de minas”, dijo el coronel Juan Carlos Chaparro, quien comanda el Batallón Ayacucho. Este otro cuerpo del Ejército es el encargado de darle seguridad al primero con ocho pelotones.

Esto afianza la confianza de los campesinos y están retornando a sus tierras, de donde tuvieron que irse por el conflicto. Eso nos llena de alegría

Leyva destacó que en 2017 se liberaron 109 veredas. De esta manera, se duplicó en un año lo que se había logrado hasta enero, que eran 45. Las 20 más recientes fueron entregadas con un acto protocolario en la plaza principal el pasado fin de semana.
Según él, “esto afianza la confianza de los campesinos y están retornando a sus tierras, de donde tuvieron que irse por el conflicto. Eso nos llena de alegría”.

En términos parecidos se expresó la alcaldesa samaneña, Gloria Inés Ortiz, quien declaró que los habitantes del municipio están “muy felices y agradecidos” con los soldados de ambos batallones por su trabajo. Incluso los calificó como “héroes anónimos” y destacó que “los campesinos ya los quieren”.

La funcionaria recordó que “Samaná es un municipio muy golpeado por el flagelo de la violencia –la población del oriente de Caldas sufrió la presencia del frente 47 de las Farc y los paramilitares que llegaron del Magdalena Medio– y ahora nos están entregando gran parte de nuestro territorio libre de minas”.

Por eso aseguró que “estamos viviendo tiempos de paz, de posconflicto, como se ha dicho. Esto es un acto hermoso”.

MANIZALES
@ElTiempoCafe