Inicio Colombia El calvario de hospitales en Colombia para que les paguen sus deudas

El calvario de hospitales en Colombia para que les paguen sus deudas

Las millonarias cuentas pendientes, principalmente de EPS y entidades territoriales, tienen en riesgo el funcionamiento adecuado de cuatro importantes hospitales en el país, que atienden patologías de alta complejidad.

Hay un problema acumulativo: Primero, EPS liquidadas que nos dejaron sin pagar; segundo, un problema de procesos y de la lógica asistencial y administrativa

Al Pablo Tobón Uribe, de Medellín, le deben 260.000 millones de pesos; al Universitario del Valle, 117.000 millones de pesos; al Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, 131.000 millones de pesos, y al Hospital Universitario de Santander (HUS), 285.560 millones de pesos.

La lista de morosos es larga. Les quedaron millonarias cuentas pendientes con las EPS que fueron liquidadas y les siguen debiendo las EPS que se encuentran funcionando, tanto del régimen subsidiado como contributivo. También les deben las entidades territoriales, especialmente por atención a migrantes, y las aseguradoras del Soat, por atención de accidentes de tránsito.

La cartera, que viene de años atrás, sigue aumentando por los problemas que enfrentan a la hora de realizar los cobros a estas entidades.

Hay un problema acumulativo. Primero, EPS liquidadas que nos dejaron sin pagar; segundo, un problema de procesos y de la lógica asistencial y la administrativa, que está llena de trámites y de formalismos para entorpecer los pagos, y tercero, estamos ante una situación en donde el propio Estado colombiano promete unos recursos”, afirmó Andrés Aguirre, gerente del Hospital Pablo Tobón Uribe.

(Le puede interesar: Qué susto: arroyo arrastró un camión en Barranquilla).

Para Aguirre, los hospitales no deberían enfocar parte de su gestión en estar cobrando para sostenerse. “La tarea de un hospital no es ser el ‘chepito’, no tiene que ir a buscar la puerta de un pagador, puertas que no se abren”, agregó.

En Antioquia, las EPS les adeudan a los hospitales 1,1 billones de pesos. “Las deudas de los hospitales del departamento superan los 900.000 millones de pesos. Es decir, si de manera global se pagara ese 1,1 billón de pesos, habría con qué pagar esos 900.000 millones, pero no es así”, explica Luis Alberto Martínez Saldarriaga, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Sociales del Estado de Antioquia (Asesa). 

Dilación en el pago

La situación ha llegado al punto de que las regiones le están pidiendo al Gobierno que les ayude a cobrar y que faciliten los trámites de pago.

La gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, le hizo un llamado hace dos semanas al presidente Iván Duque para “rescatar el sector salud por la severa afectación en la pérdida de la prestación de los servicios, el incremento del costo y la disminución de los ingresos”.

La secretaria de Salud del Valle, María Cristina Lesmes, explica que la deuda total de las EPS a los hospitales en el departamento alcanza los 446.000 millones de pesos; sin contar la facturación por vacunación, que suma otros 12.000 millones.

“Tenemos una situación dramática, dos meses sin pagar salarios en el HUV y en el de Tuluá, y la deuda de los 446.000 millones de pesos”, dijo.

Lea también: Testimonios de quienes saltaron de puente donde murió joven abogada

Lesmes indicó que por solo salarios, la deuda supera unos 100.000 millones de pesos.
Ante la situación, la secretaria añadió que les solicitó al ministerio y a la
Superintendencia de Salud el acompañamiento en los cobros a las EPS.

La funcionaria dice que existe todo un entramado de las EPS para dilatar el pago de las deudas.

“Esto va de la mano con una maniobra de aplazamiento por parte de las EPS, que va desde no recibir la factura, ya que cuando esta se recibe tienen la obligación de pagar el 50 por ciento. Entonces, primero no reciben la factura, después no la auditan, luego dicen que no la consiguen para dilatar y, finalmente, no pagar”, dijo Lesmes.

“Cuando el ministerio y la Superintendencia las llaman porque no han pagado, contestan que lo auditado es lo mínimo”, aseguró la funcionaria. 

Protestas por salarios

Los entes regionales están preocupados, pues al no poder pagarle a su personal, bajan la calidad de atención y dejan de recibir pacientes.

En el Hospital Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, les deben al personal de salud entre cuatro y 15 meses de salarios, lo que ha generado diversas protestas este año.

A la asociación sindical Aspesalud, con la que el hospital contrató cerca de 30 especialidades, médicos generales, médicos de UCI neonatal y de adultos, le deben 13.000 millones de pesos, vigencia 2019-2021.

La cifra era mayor, pero esta semana abonaron 500 millones para pago de los especialistas y médicos generales”, afirmó Marlon Carillo, asesor jurídico de Aspesalud.

(Le recomendamos: La impactante caída al vacío de mujer en una fiesta en Barranquilla).

De seguir con el incremento de la cartera vigencia a vigencia y de reducirse el flujo de los recursos, puede afectarse negativamente la operatividad de la institución

Además, a la Asociación Sindical Astrasalud, a través de la cual la ESE contrató servicios de bacteriología, auxiliares de banco de sangre, laboratorio clínico, enfermería e Instrumentación quirúrgica, le adeudan 2.255 millones de pesos, correspondientes a seis meses de este año.

Por no pagarle a esta asociación, las enfermeras renunciaron masivamente y no se puede seguir contratando, ya que la gerente se comprometió a pagar dos meses”, resaltó Carrillo.

El gobierno departamental ha pedido ayuda. “Es urgente el acompañamiento de la Supersalud y del ministerio para que nos ayuden en el proceso de control de calidad para que las EPS no se escuden en que el servicio del hospital no es el mejor y se mudan a la red privada”, precisó Luis Alberto Monsalvo, gobernador del Cesar.

Este fin de semana, se plantearon tres salidas para el centro asistencial con el viceministro de Salud, Luis Alexánder Moscoso, y el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal.

Se adelantarán acciones concretas para depurar la cartera del hospital a fin de que el Gobierno Nacional gire los recursos por atención a población migrante y se paguen sueldos atrasados, y se estudiará la posibilidad de someter al centro asistencial a la ley 550, que es un acuerdo de reestructuración de pasivos que frena, además, los embargos.

También se analizará la deuda que tienen las EPS con el hospital, para que, con la gestión de la Superintendencia Nacional de Salud, le devuelvan al hospital los pacientes que se llevaron para la red privada.

Médicos y paramédicos, protestando a la entrada de varios hospitales. Reclaman mejores condiciones.

Foto:

Cesar Melgarejo. EL TIEMPO.

En Santander, pese a la millonaria cartera, el HUS ha podido pagarles a sus trabajadores, pero teme que si el panorama continúa así, se puedan afectar los servicios.

El incremento de la cartera debido a la disminución de la atención de las deudas por parte de las diferentes empresas responsables de pago pone en riesgo la sostenibilidad financiera de la ESE. Las gestiones adelantadas por la ESE HUS han permitido el pago al personal asistencial y administrativo que a hoy no presenta atraso”, indicaron fuentes del HUS.

Sin embargo, fueron enfáticos en mencionar que, “de seguir con el incremento de la cartera vigencia a vigencia y de reducirse el flujo de los recursos, puede afectarse negativamente la operatividad de la institución en la prestación de servicios de salud para el departamento de Santander y su zona de influencia”.

Crisis en los hospitales de La Guajira y Chocó

La crisis no solo la viven los hospitales de alta complejidad sino también otros más pequeños que cubren vastas regiones apartadas.

En Maicao, La Guajira, a 363 trabajadores del Hospital San José de Maicao les deben el 50 por ciento del salario de abril, mayo y junio, equivalentes a unos 4.382 millones de pesos, entre trabajadores de planta y vinculados a través de orden de prestación de servicios.

Protesta de personal médico en Maicao, La Guajira

Foto:

Cortesía: Sindess Guajira

El mes pasado protestaron para llamar la atención del Gobierno Nacional. Aseguran que la situación del hospital es crítica, ya que los ingresos no alcanzan a cubrir la nómina mensual, que representa unos 1.600 millones de pesos, y a los proveedores les pagan mes por medio.

A corte del 30 de junio, los pasivos del centro asistencial llegaban a 39.000 millones de pesos, mientras que la cartera supera los 67.000 millones, de los cuales 47.713 millones tienen corte de más de 360 días.

Giovanni Salamanca, interventor del hospital de Maicao, asegura se encuentran en proceso de depuración y es posible que la deuda sea menor. “No los podemos quitar de los estados financieros hasta no tener los soportes suficientes. Esa cartera realmente puede estar alrededor de los 50.000 millones”, indicó.

(Lea también: Así se robaron $ 24.000 millones de un banco sin hacer un solo disparo).

Mientras las EPS no hagan un paso efectivo de las deudas, nunca va a haber un flujo económico para sostener un hospital

El principal deudor es la Gobernación de La Guajira, con 43.451 millones de pesos, de los cuales debe certificar ante el Ministerio de Salud por concepto de atención a población migrante la suma de 37.190 millones de pesos. El último abono lo recibieron en 2017 por 970 millones de pesos.

Y en el hospital Francisco de Asís, de Quibdó, les deben tres meses de salario al personal de salud, pero este continúa trabajando y dando la batalla contra la pandemia.

Las EPS le deben al hospital 18.500 millones de pesos y sus pasivos son de alrededor de 20.000 millones de pesos.

Mientras las EPS no hagan un paso efectivo de las deudas, nunca va a haber un flujo económico para sostener un hospital”, aseguró Camilo Ramírez, agente interventor de la Nueva ESE Hospital San Francisco de Asís, el único de segundo nivel en Chocó.

‘Se han generado anticipos a las instituciones’

Juan Gonzalo López, presidente de la junta directiva de Acemi, el gremio de las EPS, aseguró que estas generan los pagos a las IPS según los acuerdos con las entidades en las que se prestan los servicios.

Durante la pandemia se han generado anticipos a las instituciones prestadoras para que dispusieran de caja y así responder adecuadamente a los retos de la pandemia. Además, con el liderazgo de la Superintendencia Nacional de Salud, se está trabajando intensamente para conciliar glosas y definir acuerdos de pago”, aseveró López.

De hecho, explicó que Prioridad Mayor, informe de Acemi, da cuenta que desde el inicio de la pandemia las 10 EPS que integran Acemi han girado un total de 37,7 billones de pesos a la red hospitalaria. 

Redacción EL TIEMPO
*Cali, Medellín, Bucaramanga e información especial de Ludys Ovalle y Eliana Mejía
En Twitter: @ColombiaET

Más noticias de Colombia:

Pastores del Caribe han influido en rechazo a la vacuna del covid-19
La historia detrás de la muerte del Zarco, de La vendedora de rosas
Así gané 45 millones de pesos con una foto que tomé en un paseo

Publicidad