Inicio Colombia ‘El objetivo es que se haga una navegación segura en las lanchas’

‘El objetivo es que se haga una navegación segura en las lanchas’

Alrededor de 250 lancheros y unos 3.000 personas que dependen económicamente de su actividad, se declararon en cese de actividades en el muelle turístico de Buenaventura.

El sector deriva su sustento del traslado de turistas y moradores de playas de Buenaventura y otras localidades del Litoral Pacífico. Eso toca a restaurantes y demás locales comerciales

De acuerdo con voceros de este gremio, la decisión se tomó debido a que la Dirección General Marítima, a través de la Capitanía de Puerto de Buenaventura, estarían solicitando facturas y certificación de la casa matriz, cuando muchas de las lanchas no fueron adquiridas en un concesionario, además de retirar los vendedores de alimentos que se ubican en el muelle turístico.  «Hay una serie de requisitos que nos parecen incoherentes, como el de la certificación que rebosó la copa», dijo uno de los lancheros que se movilizó.

El capitán de Puerto de Buenaventura, Armando José Ramírez, dijo que tras una videoconferencia con el vicealmirante Juan Manuel Soltau, director general marítimo, se analizaron las peticiones y se definió por ejemplo, que los sistemas de identificación y legalidad de los registros de los motores fuera de borda y su caracterización y cambio deben ser autorizados por la Dirección General Marítima como autoridad marítima.

Dijo que dada su importancia, los motores deben ser plenamente identificados por su marca, su modelo, su potencia y, en especial, por sus números de serie, información que aparte de estar en ese motor, debe tener aunado a esto un manifiesto de importación. Es importante señalar que los motores tienen partes que son susceptibles de cambio por mantenimiento o por reparación.

«Pero hay otras como el bloque del motor, el conjunto intermedio que soporta el casco de la embarcación y las transmisiones que al ser cambiados tienen unas equivalencias propias de cambio de motor. De igual forma, en el escenario de diálogos se precisaron otros puntos relacionados con el requerimiento del concepto técnico de un ingeniero naval para el cambio de un motor en una embarcación, el cual es exigido únicamente para motonaves con motores internos, debido a que este cambio cuando hay una variación en el tamaño, peso y potencia del nuevo motor que se va a colocar pueda afectar la estabilidad de la embarcación y, por supuesto, su desempeño. Por eso se aclaró que en este tema no es aplicable ni se va a exigir para naves o embarcaciones con motor fuera de borda. Igualmente fueron verificadas las dudas que tienen relación directa con la seguridad de la embarcación, en cuanto a la capacidad de carga y la estabilidad y cuyo objetivo siempre es que se haga una navegación segura y no se ponga en riesgo la vida humana en el mar». 

Agregó que sobre el punto de la solicitud de una póliza de prevención de contaminación, y para dar una claridad sobre la interpretación y la aplicación de la norma, la Dirección General Marítima emitirá una resolución, mediante la cual, se establece que las naves catalogadas de pasaje, de transporte mixto, carga y pesca, cuya propulsión sea por motores fuera de borda, en especial, de gasolina, serán exentos del seguro de contaminación del que habla la Ley 730 del 2001. Dijo que el Director General Marítimo expresó su voluntad de mantener un diálogo permanente con este gremio y anotó que viene trabajando muy de la mano para lograr una mejor articulación de las normas, en aras de beneficiar a los usuarios. 

CALI