Inicio Colombia El periodista que murió en un laberinto de miedo en Cali

El periodista que murió en un laberinto de miedo en Cali

El amor por la familia y enterarse que unas personas a la que consideraba peligrosas para su vida habían viajado llevaron al periodista Andrés Felipe Guevara Henao a regresar al barrio Marino Ramos, en el suroriente de Cali. Eran sus vacaciones y celebraba la espera de un hijo.

(Puede leer: Miedo por hallazgo de cabeza de joven en la plaza de mercado de Tuluá)

Fue el 21 de diciembre cuando había regresado a ese sector donde pasó su infancia y juventud. No era la primera vez que tenía un exilio. Una fue cuando se divulgaron en marzo de 2017 datos de la Policía sobre el crimen de un adolescente, sobrino de una deportista. Guevara, vinculado al diario Q´Hubo, en un audio que se conoció tras su muerte, contaba que en la puerta de su casa hicieron tres tiros. Por eso, acudió a la Fiscalía.

La segunda vez fue cuando los hermanos de una exnovia aparecieron involucrados en un homicidio. «Sapo, me decían y me tocó irme.. Era como una maldición que me perseguía», aseguraba, en su confidencia, el periodista, que pensaba algún día vivir en una ampliación de la casa para compartir un plato casero o una partida de dados.

Esa noche del 21 de diciembre llegó un pistolero que le disparó, sin mediar palabra. Dos días después, el comunicador murió mientras que su acompañante quedó herido.
Por el crimen, el 6 de enero, las autoridades aprehendieron a un adolescente, de 16 años, que está bajo internamiento preventivo.

Pese a ese logro oficial, el crimen del periodista todavía está rodeado de interrogantes, aunque fuentes de justicia consideran que el presunto autor de los disparos, localizado a partir de un retrato hablado, es uno de esos muchachos que enganchan las bandas organizadas para sicariatos y otros delitos.

(Le recomendamos: Lo que sigue en caso de masacre en Llano Verde con la última captura)

El alcalde Jorge Iván Ospina pidió, desde un comienzo, que se esclarezca el crimen. La Fiscalía y la Policía aseguran que no han cesado las tareas investigativas para desenredar el origen del ataque sicarial.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) mantiene una exigencia para que las autoridades investiguen con celeridad e imparcialidad este caso y que tengan como primera hipótesis la tarea del comunicador, de 27 años, que se fue sin conocer al hijo que su novia lleva en el vientre.

Las verdades sobre lo ocurrido se encuentran en una punta urbana que ha sido usada por redes delictivas para aprovechar su cercanía al antiguo centro o al oriente de Cali, o hacia las salidas al Cauca o Candelaria o Palmira (Valle).

Mariano Ramos está en una zona de la comuna 16, pegada a la avenida Simón Bolívar, con dos entradas a sectores del llamado Distrito de Aguablanca. Son barrios donde las galladas fueron desplazadas por las pandillas, algunas de las cuales se derivaron en oficinas de cobro, a la sombra de las leyendas de capos y ahora ‘capitos’.

Las casas, en su mayoría, son habitadas por generaciones de familias desde siempre, entre los esfuerzos por salir adelante, la rumba y la vecindad.

Pero el sector tiene sus claves en pugnas de la delincuencia. Desde allí se movieron y sufrieron hasta las rivalidades de ‘oficinas’ de bandas relacionadas con ‘Rastrojos y ‘Machos’, que luego llamaron a esa guerra a ‘Urabeños’, hoy ‘Clan del Golfo’, que con el tiempo se fue adueñando del microtráfico de crímenes y amenazas del microtráfico. A eso le han sumado las extorsiones y el ‘gota’ gota’.

(Además: Audio con súplica de colombiano desahuciado por cáncer en cárcel China)

En esa telaraña, en una veintena de barrios, crecen muchos menores y jóvenes que pueden caer en alguno de esos negocios o la droga. Por allí se levantó Guevara, quien estudió y luego como reportero judicial debió registrar en algunos artículos lo que ocurre por esos lados. En esa telaraña se mueven las manos que señalaron al periodista para un crimen que no está aclarado.

CALI

Otras noticias de Colombia

De cruzar un río para ir a estudiar a puntaje perfecto en el Icfes

‘Quiero estudiar ingeniería eléctrica en los Andes o Uninorte’

La discusión entre Soledad y la Gobernación por cifras de covid-19