Enseñanza incluyente y emocional en el Gimnasio Creativo de los Andes

3

Con el propósito de ofrecer educación incluyente y con altos estándares de calidad, el Gimnasio Creativo los Andes, ubicado en el barrio Popular Modelo de Pereira, es una alternativa diferente, donde la inteligencia emocional a través de un modelo desarrollista, permiten que la forma de enseñanza se adapte a las necesidades de cada estudiante.

Así lo ratifica su directora Janeth Carolina Ramírez Arboleda, declarando que dicho modelo “incluye teorías del aprendizaje, de comportamiento y conductuales, que nos permiten trazar las rutas para identificar las necesidades de cada niño”.

Con licencia de funcionamiento otorgada desde febrero de 1995, el colegio surgió como una intención particular de su fundadora Jackeline Fernández López, que inicialmente lo pensó para la educación preescolar como el Jardín Infantil Mis Primeros Pasitos, pero al pasar los años y ver los buenos resultados obtenidos por los estudiantes, la demanda llevó a que se extendiera hasta el nivel de primaria.
Tal como lo indicó la actual propietaria y directora, el colegio tiene como pilares la inclusión, la inteligencia emocional y el énfasis en una segunda lengua como el inglés.

La enseñanza en el colegio se hace teniendo en cuenta cuáles son las necesidades de cada uno de los estudiantes.

Foto:

Alexis Múnera

En cuanto a la enseñanza del inglés, su directiva expresa que a pesar de no ser una institución bilingüe, si se enfatiza en la enseñanza de dicho idioma.

“No somos un colegio bilingüe pero vemos el inglés como algo natural, entonces se imparten instrucciones en inglés todo el tiempo y para otras asignaturas”, recalcó la propietaria.

Trabajo colaborativo

“Le hacemos mucha fuerza a varios aspectos esenciales, uno de ellos es la inclusión, pero la inclusión a partir de la integración, en realidad nuestro trabajo es un poquito más fuerte, porque brindamos educación personalizada con grupos pequeños, y tenemos de dos a tres tipos de diagnósticos por aula”, recalcó Ramírez Arboleda.

Desde el Gimnasio se establece una adaptación curricular y una ruta para atender la necesidad de cada niño, pues teniendo en cuenta que el colegio reúne tanto alumnos con algún tipo de discapacidad, como los que no la tienen; su directora asegura que “es importante conocer la necesidad de cada uno, pues todos tenemos formas diferentes de aprendizaje, independiente si se tiene o no, algún tipo de diagnóstico”.

Así mismo al principio de año, realizan una sensibilización con los padres y estudiantes, para que se contextualicen sobre el modelo pedagógico.

No somos un colegio bilingüe pero vemos el inglés como algo natural, entonces se imparten instrucciones en inglés todo el tiempo y para otras asignaturas

“Muchos padres llegan con temores de que su hijo al estar en relación permanente con niños en condiciones especiales, puedan exponerse a algún daño, pero eso es por desconocimiento y es lo que hacemos aquí, explicarles cómo es de enriquecedor este proceso para sus hijos”.

De esta forma el trabajo colaborativo es el alma en el colegio, donde los niños apoyan el proceso de aprendizaje de sus compañeros en condiciones especiales.

“Hacemos un trabajo de roles y de pares, donde todos tienen una labor definida pero cada quien de acuerdo a sus posibilidades; así los niños se vuelven los tutores de los otros, sintiéndose importantes con esa responsabilidad”.

Inteligencia emocional

Plantea la directora que para el trabajo de la inteligencia emocional, se realiza una labor conjunta entre padres de familia, docentes y estudiantes y como se ha visto que el modelo ayuda a sobrepasar las crisis o momentos que pueden afectar a los menores, tales como separaciones familiares o de padres e intolerancia a la frustración; por mencionar algunos.

Jornada extendida

Con 180 estudiantes el Gimnasio Creativo ofrece educación mixta, desde sala cuna hasta grado quinto de primaria y en jornadas de mañana, tarde o completa a partir de las 7 a. m., hasta las 5:30 p. m., que como lo dicen sus directivas, brindan una opción a los padres que requieren tener a sus hijos dentro del sistema escolar en dichos periodos de tiempo.

El grado de transición es uno de los más importantes en el colegio y según la directora el trabajo se ha visto reflejado en los resultados de las Pruebas Saber.

“Uno de nuestros grados más fuertes es transición, donde los niños salen leyendo, escribiendo, sumando, restando, reconociendo números hasta el 1.000, pero no de una manera forzada sino natural y cuando pasan a primero ya tienen una base muy buena”.

JUANITA MENDOZA
Especial para EL TIEMPO