Inicio Colombia Henry Viáfara: su hija va tras su rastro en norte del Cauca...

Henry Viáfara: su hija va tras su rastro en norte del Cauca para ayudarlo

Su mirada de cansancio y un poco triste en un rostro enflaquecido refleja las penurias de un hombre que sería el exjugador de fútbol Henry Roberto Viáfara Possú.

Es la imagen del video que por respeto y solicitud de la familia del exfutbolista de la Selección Colombia y del América de Cali, en aquel 1985, fue bajada de su red social por el periodista Jaime Dinas.

El comunicador de Telepacífico Noticias en la capital vallecaucana se ha sensibilizado con la situación de Henry Viáfara, a quien, como aseguró, entrevistó con orgullo en el pasado, dando inicio a toda una cruzada para ayudarlo, siendo sus hijas, quienes encabezan la búsqueda de su padre para tenderle la mano y convocar a un país a que se solidarice con una de sus viejas glorias del deporte, que como muchas otras quedan sumidas en la miseria cuando van llegando a la vejez. 

(Lea también: Venezolano fue asesinado frente a su bebé, acorralado en asonada en Cali)

Esta imagen motivó a que la hija menor del exdeportista, María del Mar Viáfara, se desplace por carretera hacia el Cauca y siga indicios este sábado 25 de junio para lograr ubicar su progenitor en Villa Rica y en Puerto Tejada

Está decidida a encontrarlo en este fin de semana, sin desfallecer y con el empeño de su familia. Viáfara es el padre de María del Mar, Sandra Liliana y Paula Andrea.

Jaime Dinas dijo a EL TIEMPO que en la campaña por ayudar a Henry Viáfara, quien el pasado 30 de abril cumplió 69 años, está el concejal Roberto Ortiz. Es el empresario del Chontico, a quien el periodista conoce desde mucho antes de que el político aspirara a la alcaldía de Cali hace tres años y fuera hoy uno de los cabildantes de la ciudad.

Es por ello que María del Mar Viáfara emprende esa búsqueda, según Dinas.

De acuerdo con el periodista, al exjugador del América que estuvo en una final de la Copa Libertadores lo habrían visto deambulando por calles de Villa Rica, donde hace más de 12 años se fue a vivir con su mamá, doña Cilia Possú Castillo, tras una dolorosa separación de su esposa, en esa época.

A lo largo de esta década, a Viáfara lo han visto en el parque de Villa Rica, tratando de sobreponerse a lo reveses del destino.

Hoy no es claro si la madre de Viáfara aún vive y si es así, se desconoce si sigue con ella. 

(Además: Torturas y latigazos habrían dejado paralítico a niño de 9 años en el Valle)

Pero también lo habrían visto en Puerto Tejada, ambos municipios localizados en el norte del Cauca. 

Henry Viáfara nació en Puerto Tejada y la población de Villa Rica lo vio crecer hasta ser un hombre que empezó como un cortero de caña para unirse desde joven al equipo de fútbol de la fábrica de textiles El Cedro.

Su sueño, como el de muchos chiquillos afrodescendientes que nacen entre la pobreza, pero plenos de ilusiones en esta región, era el de ser diestro con la pelota. Un propósito que lo llevó a vestir la camiseta de equipos aficionados en Villa Rica y en otros lugares del Cauca, hasta alcanzar la meta de integrar el Pereira, el América y la Selección Colombia.

Estuvo 10 años en el Pereira y tres más con los ‘diablos’ vallecaucanos de ese entonces, alternando con otras figuras, como Willington Ortiz, Ricardo Gareca y Roberto Cabañas. 

Son 128 kilómetros los que separan a Villa Rica de Puerto Tejada, en un lapso de 30 minutos. Por eso, hay optimismo en que se pueda encontrar.

«Esto me golpeó mucho. Yo lo entrevisté hace unos años. Es un hombre de pocas palabras, de humildad y nobleza. Lo más importante, sus hijas me dieron el aval y están conscientes y deseosas de hallarlo. Yo no niego, soy negro y me duele mucho lo que le sucede a Henry Viáfara», dijo el periodista Dinas, quien aseguró que en la mañana de este 24 de junio recibió la llamada del directivo de la Federación Colombiana de Fútbol Álvaro González, para sumarse a la cruzada de apoyo a quien se retiró de las canchas  en 1987, cuando tenía 34 años.

Después del fútbol llegó a trabajar para un notario en Puerto Tejada.

Pero la vida del exfutbolista ha tenido tropiezos, entre ellos, la drogadicción

Según Dinas, en dos oportunidades hubo quienes en Villa Rica y Puerto Tejada trataron de ayudarlo para salir de ese camino. 

Por eso, el periodista deportivo propone que el exjugador del América de Cali pueda seguir un tratamiento, ojalá en Cuba. Si no es posible, en el país. Puede ser en la capital del Valle del Cauca. Pero, Cuba sería la mejor opción, comentó. 

La primera tarea y lo más importante es ubicarlo este fin de semana. 

El concejal Roberto Ortiz le dijo a EL TIEMPO que está atento a cada uno de esos indicios para dar con el paradero de esta gloria del deporte. Sin embargo, reconoce que en este deseo también ha llegado desinformación sobre el lugar dónde podría estar. 

Dijo que su ayuda consistirá en «pagarle el tratamiento contra las drogas, un lugar donde vivir con lo necesario y dignamente, y buscar que genere ingresos para su diario vivir». 

El concejal Roberto Ortiz dice que busca pagarle el tratamiento contra las drogas, un lugar donde vivir con lo necesario y dignamente, y buscar que genere ingresos para su diario vivir

El concejal y el periodista anotaron que saben que la solidaridad de vallecaucanos y colombianos es inmensa.

Dinas aseguró que no duda de que más empresarios puedan adherirse. 

«Hay disposición de muchas personas. Yo soy partidario de llevarlo a Cuba», reiteró el comunicador que en su cuenta de Twitter, de la que bajó el video con la imagen del exjugador, escribió: «Una pena registrar esta información, con un futbolista que en su momento entrevisté y compartí (sic). Fortaleza a su familia y que el ‘Todopoderoso’ le brinde la oportunidad de salir de esa tiniebla en la que se encuentra y la que debemos unir esfuerzos para sacarlo».

(Puede leer: La historia de caleña que cantaba en el metro y ahora está en La Voz Chile)

Lo importante es lograr que Henry Viáfara, el hombre a quien también se le hinchó el pecho por vestir la camiseta de la Selección tricolor al otro lado del mundo, cuando participó en los Juegos Olímpicos de 1980, en Moscú, pueda sentirse cómodo con la ayuda. 

Muchos tienen fe en que le meterá el gol al arco de su recuperación, entre gestos de respaldo de un país que representó con honor y pasión, y que lo anima hoy, como otros tantos lo hicieron desde la tribuna de algún estadio. 

CALI

Publicidad