Inicio Colombia La historia del parapentista que se salvó de milagro en Antioquia

La historia del parapentista que se salvó de milagro en Antioquia

Momentos de tensión se vivieron en el municipio de Cocorná, al oriente de Antioquia, cuando un parapentista quedó atrapado por más de 4 horas en la copa de un árbol junto a un precipicio. El deportista salvó su vida gracias a un operativo en el que participaron bomberos, policías y otros parapentistas del municipio.

Jorge Restrepo, el parapentista rescatado, explicó que la emergencia comenzó hacia las 11:30 a. m. del pasado martes 11 de junio, cuando una corriente de aire descendente desestabilizó su vuelo y lo lanzó con fuerza hacia una zona llena de árboles.

Restrepo se sujetó con fuerza a una delgada rama de un árbol y quedó atrapado a más de 40 metros de altura, al borde de un precipicio de afiladas rocas. El cuerpo de Bomberos de Cocorná fue el primero en enterarse de la situación, cuando recibió una llamada a los pocos minutos de lo sucedido.

Otros parapentistas también se desplazaron al lugar, caracterizado por tener una escarpada topografía y una vegetación que impedía el acceso.

Lo que ocurrió fue un milagro

Edison López, coordinador de gestión del riesgo de Cocorná, dijo que hacia la 1 p. m. una camioneta del cuerpo de Bomberos del municipio llegó al lugar a evaluar la situación y vio tan complejo el rescate que pidió ayuda a la Alcaldía para gestionar la llegada de un helicóptero.

La Alcaldía se contactó de inmediato con el Departamento Administrativo de Prevención de Desastres de Antioquia (Dapard), que a su vez contactó a la Fuerza Área para que pudiera desplegarse un helicóptero.

Mientras el helicóptero llegaba, el equipo de rescatistas, entre los que había muchos parapentistas, decidió no quedarse con las manos cruzadas y comenzó a idear un plan para asegurar a Restrepo a un sistema de cuerdas en caso de que al árbol cediera.

“Por medio de sogas, piedras y palos grandes intentamos sujetarlo con líneas, para que en caso de que se cayera pudiera hacerse un tipo de péndulo, de tal forma que se aminorara la fuerza de la caída. Entonces le tiramos una cuerda por un eje, luego otra por otro eje y lo logramos sujetar”, explicó López.

Dado la altura a la que se encontraba, Restrepo recuerda que tuvo que desplegar su paracaídas de emergencia. Los rescatistas lanzaron una piedra, que a su vez tenía atada una cuerda, la cual logró engancharse al paracaídas y pudo ser amarrada a otros árboles cercanos.

De forma paralela, los rescatistas hicieron un colchón improvisado con una vela vieja de un parapente revestida por una gruesa capa de ramas secas. Esta decisión sería a la larga la que salvaría la vida de Restrepo.

Cuando el helicóptero llegó, la fuerza que producían sus hélices comenzó a doblar y quebrar los árboles cercanos. Un hombre que pendía del helicóptero logró acercarse a escasos metros del parapentista, pero la corriente de aire fue tan fuerte que expulsó a Restrepo del árbol y lo lanzó al vacío.

Cuando lo vimos en el aire pensamos que ya todo estaba perdido

“Cuando lo vimos en el aire pensamos que ya todo estaba perdido. Pero gracias a las cuerdas que le habíamos puesto para sujetarlo se salvó, ya que hicieron una especie de columpio que amortiguó su caída. El parapente de él también ayudó, ya que se fue rasgando de a pocos. Cuando llegó al suelo, el parapentista cayó justo en el colchón improvisado que habíamos armado debajo de él. Fue un milagro”, asegura López, coordinador de gestión del riesgo de Cocorná.

El parte médico indicó que Restrepo no sufrió lesiones de gravedad y salió ileso del suceso. Restrepo aún agradece a todas las personas que salvaron su vida y considera que todo lo ocurrido fue un milagro.

MEDELLÍN