La pomposa boda pública del Gobernador de Boyacá en Villa de Leyva

33
¡Hola !, Tu correo ha sido verificado. Ahora puedes elegir los Boletines que quiera recibir con la mejor información.
Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

NO, CAMBIAR CORREO SI, ENVIAR

Los libros que debemos leer antes de morir, según Vargas Llosa

Darlin Bejarano / CEET

Carlos Amaya celebró su matrimonio el pasado sábado con la médica y exreina de belleza, Daniela Assís, en una ceremonia pública en Villa de Leyva.

Darlin Bejarano / CEET

Por medio de un comunicado en Twitter, Amaya invitó a todos los habitantes del departamento de Boyacá a asistir al evento.

Darlin Bejarano / CEET

Cerca de 3.000 personas estuvieron presentes en la ceremonia. Sin embargo, en la plaza se acomodó una zona Vip, a la que solo podían ingresar invitados especiales.

Darlin Bejarano / CEET

El funcionario escogió a Villa de Leyva para enviar un mensaje a todos los colombianos de que el mejor lugar para casarse es la plaza de este municipio.

Darlin Bejarano / CEET

“Ya no tienen que irse hasta Cartagena, pueden venir y aquí a dos horas de Bogotá, bienvenidos todos los colombianos e internacionales para casarse”, mencionó el gobernador.

Darlin Bejarano/ CEET

El Mandatario, de 33 años y nacido en Socha (Boyacá), llegó temprano, de corbatín y ruana, a recibir y saludar a cada uno de los invitados.

Darlin Bejarano / CEET

El mandatario también ordenó instalar una pantalla gigante a las afueras de la iglesia central del municipio, además de 3.000 sillas. La música estuvo a cargo del cantante cristiano Alex Campos.

Darlin Bejarano / CEET

La plaza tuvo que ser alquilada para el evento y el montaje del altar, la pasarela y la decoración duró alrededor de 10 horas. 

Darlin Bejarano / EL TIEMPO

El pastor Germán Ramírez, de la Iglesia Cristiana: Pan, Mosto y Aceite, fue quien guió la ceremonia.

Darlin Bejarano / EL TIEMPO

La ceremonia fue comparada en redes sociales con una “boda real”, pero también recibió críticas por ser “ostentosa”.