Los días contados del refugio de animales en el norte de Cali

37

Por riesgo de inundación y condiciones inadecuadas, Dagma establece que 227 animales, nativos y exóticos, salgan de ese sitio. Un 70 por ciento volvería a su hábitat.

Los días contados del refugio de animales en el norte de CaliFundadora de ese espacio no comparte decisión y rechaza presunta eutanasia de 7 animales. DAGMA afirma que no se les aplicaría eutanasia y animales no están en óptimas condiciones.

refugio villa lorena

En menos de una semana el refugio de Villa Lorena, después de 24 años, se quedará sin animales silvestre y estará a punto de cerrar en un extremo del norte de Cali, cerca del río Cauca.

Una resolución del Dagma establece que 227 animales, nativos y exóticos, pasen a disposición de esa autoridad ambiental de Cali. Un 70 por ciento serían liberados en su hábitat y el resto pasaría a fundaciones y zoológicos, mientras que a siete individuos se les aplicaría protocolo de eutanasia.
.
“No pueden matarlos por viejos. Es una decisión inexplicable. Por años les recibimos animales y ahora sacan la resolución que se van a llevar a los silvestres y nos dejarán solo a los domésticos”, dice Ana Julia Torres, directora del refugio Villa Lorena.

Janeth Alegría, subdirectora de Gestión de Calidad Ambiental del Dagma, explica que si bien la resolución entregada el 30 de junio a Villa Lorena contempla protocolos de eutanasia en casos específicos, “ese es el diagnóstico, pero no es precisamente que se vaya a hacer. Lo importante es que tengan vida digna”.

Anotó que se hará una agenda de liberación y destinación de los animales y, además, se buscará la participación de animalistas que verifiquen para dónde van los animales.

Para el cierre del refugio, el Dagma tuvo en cuenta la ubicación en la confluencia de dos ríos (el Cali y el Cauca). En mayo, el alto nivel del Cauca causó una inundación que obligó la intervención del Dagma y socorristas para salvaguardar a los animales. “Buscamos que no tengan ningún tipo de riesgo. Hay mucha vulnerabilidad”, dijo Alegría.

Si Villa Lorena no apela, el Dagma tiene un plazo de 105 días hábiles para realizar su traslado.

Torres defendió la vida de los animales. “Tenemos una leona con la columna lesionada, una tigresa ciega, una tortuga que le van a aplicar la eutanasia y no sabemos por qué, también un puma al que le falta una extremidad. Ellos han sobrevivido por años, con sus limitaciones, y ahora la decisión del ser humano es de matarlos”, dijo.

Terry Hurtado, de la Federación de Comités de Liberación Animal, aseguró que no se debería contemplar la muerte en este caso debido a que los animales implicados ya se han adaptado a las mutilaciones que sufrieron en el pasado. “Creemos que esta eutanasia corresponde, en un principio, a una mirada financiera y, seguramente, de no hacer lo necesario para reubicarlos”. Para Lida Ramírez, de la fundación Sentir Animal, es triste que se pierda un albergue. “Que no se les haga eutanasia sino que se les garantice una vida”.

CALI