Inicio Colombia Madres cabezas de familia luchan contra escasez de tapabocas

Madres cabezas de familia luchan contra escasez de tapabocas

En sus casas, provistas de tijeras, máquinas de coser, tela quirúrgica, hilo y cauchos, doce madres cabeza de hogar están dedicas a elaborar 26.000 tapabocas con el propósito de abastecer a Villavicencio del elemento indispensable en la búsqueda de proteger la salud de los ciudadanos ante la pandemia que atraviesa el mundo por el coronavirus.

La diseñadora de modas Vivian Katherine Chavarro Ángel, con una hija de 7 años, es una de las mujeres que está liderando la estrategia impulsada por la Alcaldía de Villavicencio, que se encarga de suministrarle los insumos como la tela que cubre la boca, el hilo y los plásticos con los que se asegura el tapabocas a las orejas y con las que se busca evitar que las gotas contagiadas con covid-19 se trasmita a otras personas.

Vivian sostiene que esta es “una iniciativa que nos permite aportar un granito de arena frente a un momento que nos llama a todos a solidarizarnos. Con la producción y venta de estos elementos al municipio, estamos recibiendo un importante apoyo económico, contando además con la oportunidad de poner nuestra capacidad productiva al servicio de la ciudad”.

Vivian se pone el tapabocas elaborado por su equipo de trabajo.

Foto:

Nelson Ardila Arias

Vivan hace parte de la Corporación Yo Puedo, un grupo de mujeres del Meta de entre 22 y 35 años, que se formó hace cinco años y que se constituyó formalmente hace dos, con el propósito de intervenir políticamente en las decisiones del departamento y en impulsar el empoderamiento de las mujeres.

A ella al igual que otras doce mujeres cabezas de hogar, las contactaron de la Casa de la Mujer para adelantar el proceso de elaboración de los tapabocas, en desarrollo de la iniciativa impulsada por el municipio de Villavicencio.

A cada una de las casas de las madres donde se elaboran los tapabocas, funcionarios de la Secretaría de Salud del municipio se han trasladado para señalarles el protocolo que deben hacer para la elaboración de los tapabocas, como verificar el sitio, el uso de guantes y cubrebocas.

Desde su casa Vivian se encarga de hacer los cortes de la tela quirúrgica, su señora madre Roselía Ángel, sentada en la máquina de coser, se encarga de bordar los tapabocas, mientras que Sergio Cadena continúa la tarea empacados para ser entregados a las autoridades sanitarias de la ciudad.

La diseñadora Vivian sostiene que con su equipo de trabajo tiene el compromiso de producir entre 5.000 y 6.000 cubrebocas en cinco días, que le van a entregar a la administración municipal que se va a encargar de distribuirlos.

El alcalde Felipe Harman, tras reconocer que hay desabastecimiento de este tipo de elementos fundamentales frente a la estrategia de las autoridades por evitar la propagación del coronavirus, decidió buscar esta alternativa con el objetivo de proteger a los ciudadanos y a quienes le rodean de casos de propagación.

Con la misma “buscamos una alternativa que generara beneficios en materia de salud pública y que, además, sumara una importante causa social al apoyar económicamente a mujeres con emprendimiento en el sector de la manufactura y que fueran ellas las encargadas de asumir esta tarea con todas las condiciones sanitarias en el proceso de producción”, expresó el mandatario.

Roselia Ángel, madre de Vivian, se encarga de coser los tapabocas.

Foto:

Nelson Ardila Arias

A través de la organización por cooperativas, este grupo de madres vienen trabajando con dedicación y compromiso en la producción de 26.000 tapabocas disponibles para que el equipo de salud del gobierno municipal, en articulación con entidades de control del riesgo, puedan iniciar con la distribución de los tapabocas.

El mandatario de Villavicencio resaltó que: “con este primer ejercicio esperamos abastecer en un porcentaje la demanda en los lugares de atención médica, ya que el material que se tiene es muy limitado. Luego se podría iniciar con la distribución a los barrios más vulnerables de la ciudad, con el propósito de que todas las personas tengan acceso a estos artículos sin pagar un solo peso.

De esta manera, dijo, se democratiza el libre acceso, eliminando las barreras para un ejercicio de prevención en materia de salud integral y al alcance de todos los ciudadanos.

La meta de la administración municipal será ampliar el equipo de mujeres de acuerdo con la necesidad que se siga presentando, alcanzando un total de 50.000 tapabocas en un plazo no superior a 10 días.

NELSON ARDILA ARIAS
Para EL TIEMPO
VILLAVICENCIO