Inicio Colombia 'Narcotráfico es culpable de violencia en Córdoba': Gobierno

'Narcotráfico es culpable de violencia en Córdoba': Gobierno

Mientras el Gobierno Nacional y las autoridades en Córdoba coinciden en que el insumo para la violencia en ese departamento, especialmente contra líderes sociales es el narcotráfico, las organizaciones campesinas refutan la tesis y señalan que es la inoperancia de la fuerza pública para controlar a las organizaciones ilegales.

Desde Montería, el alto Comisionado de Paz Miguel Ceballos Arévalo, dijo que el principal insumo para la comisión de homicidios, especialmente en contra de líderes y representantes de organizaciones comunitarias y campesinas obedece al negocio del narcotráfico.

"El gran combustible de la violencia en Córdoba y en todas partes del país donde se presentan estos crímenes contra líderes sociales como lo está demostrando la Fiscalía General de la Nación, es el narcotráfico", dijo Ceballos.

Insistió en que mientras existan los extensos cultivos de coca se van a presentar confrontaciones armadas entre bandas criminales que dejan en medio del fuego cruzado a los campesinos y líderes que propenden por el bienestar de sus comunidades.

Sus declaraciones se conocieron en el marco del Primer Encuentro de Empresarios por la Legalidad y la Convivencia de Montería y el Consejo Departamental de Paz, Reconciliación y Convivencia de Córdoba, en donde se refirió a los esfuerzos del Gobierno Nacional en la promoción de proyectos de construcción de paz y cultura de la legalidad.

"De la mano de los distintos Consejos Municipales de Paz, especialmente los del sur de Córdoba, y con los empresarios del departamento, insistiremos en iniciativas de paz cotidiana y cultura de la legalidad, un tema primordial para el Presidente Iván Duque. Esto nos permitirá apoyar proyectos legales en Córdoba y llamar la atención sobre la necesidad de combatir el enemigo común: el narcotráfico", agregó Ceballos.

Sin embargo, el portavoz de la Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba José David Ortega, le salió al paso a las declaraciones del Alto Comisionado para la Paz, señalando que no cree que los cultivos ilícitos sean la razón de la muerte de líderes, muchos de ellos compañeros de causa.

"No creemos que eso sea del todo cierto, no se están contando las más de mil hectáreas de coca que los campesinos han erradicado por su voluntad, el territorio se lo están peleando porque es un corredor estratégico que el gobierno no ha tenido la capacidad de controlar", dijo Ortega.

Por ello, cree que el Gobierno debe cambiar la estrategia de intervención frente a los territorios que están a merced de los violentos, especialmente en el sur de Córdoba, donde los homicidios contra líderes campesinos ya cobran ocho víctimas en lo corrido de este año; además del desplazamiento de al menos 1.500 personas en el pasado mes de marzo.

"Eso es lo que el Gobierno tiene que reevaluar, por qué se está afectando el sur de Córdoba, nosotros seguimos en la incertidumbre que no sabemos por qué en realidad quieren que os campesinos desocupen el territorio", concluyó el líder campesino.

$10 millones de recompensa

Una recompensa de diez millones de pesos ofrecieron las autoridades en Córdoba por los responsables del asesinato del campesino Manuel Ozuna Tapia, muerto de manera violenta por un comando de hombres que llegó hasta su casa de la vereda Los Cedros del municipio de San José de Uré en el sur del departamento el pasado 6 de julio.

La víctima fue decapitada frente a su familia por hombres armados que entraron a su vivienda y luego la incendiaron. La Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba, a la cual pertenecía Ozuna, denunciaron el hecho y señalaron que los posibles responsables serían el bloque Virgilio Peralta de los Caparros.

La Defensoría del Pueblo ha emitido alertas tempranas en la que advierte los riesgos que corre la población civil ante la disputa entre Clan del Golfo, Caparrapos y disidencias de las Farc y advierten que ocho campesinos beneficiarios del programa de sustitución de tierras han sido asesinados en Córdoba.

Gudilfredo Avendaño Méndez
Especial para EL TIEMPO
Córdoba

Publicidad