Perrita fue apuñalada, llegó al hospital por sus medios y luego murió

3

La perrita llamada Milagros, que el pasado 6 de agosto llegó sola al hospital Emiro Quintero Cañizarez, del municipio de Ocaña (Norte de Santander), con heridas por arma blanca, falleció en la noche del jueves en la veterinaria a donde fue trasladada para continuar con su proceso de recuperación.

De acuerdo con la Fundación Huellas de la Calle, que se encargó de la evolución del animal, el canino fue atacado en estado de gestación, lo que causó la muerte de sus crías y una grave infección en su vientre.

Cuando fue apuñalada, la perrita llegó sola a la zona de urgencias del complejo hospitalario y allí fue auxiliada por el personal médico. De este lugar, fue trasladada a la veterinaria San Agustín, donde los profesionales hicieron todo lo posible para salvar la vida de la criatura.

“Murió la peludita en situación de calle, apuñalada el 7 de agosto. Muy temprano esta mañana, una integrante de la fundación Huellas de la Calle se dirigió a la Veterinaria San Agustín y fue informada que falleció en el transcurso de la noche. Ya fue entregado su cuerpo y nos disponemos enterrarla”, informó esta organización animalista, en una publicación hecha en su cuenta en Facebook.

El caso de violencia contra este animal ya fue notificado a la Policía Nacional, que adelanta un trabajo de vecindario y de recopilación de información para tratar de dar con el agresor.

Con este hecho ya son tres las actuaciones que han reportado ante las autoridades bajo la ley 1774 de 2016, cuyo eje central castiga el maltrato animal.

CÚCUTA