Inicio Colombia ¿Por qué el oro está en la mira de la delincuencia en...

¿Por qué el oro está en la mira de la delincuencia en Medellín?

La abundancia de oro en Antioquia, en donde la producción del mineral aumentó en pandemia, habría despertado el interés de poderosas bandas que estarían detrás de los tres grandes robos millonarios que se han perpetrado en el último año en Medellín.

Mientras la Policía y la Fiscalía adelantan investigaciones contra estos grupos, como el último asalto a una fundidora de oro que se realizó a plena luz del día y con fusiles en la Avenida Las Vegas, el pasado 4 de noviembre, expertos en seguridad aseguran que tanto el oro legal como ilegal está llamando la atención de grupos bien organizados que aprovechan la facilidad de venderlo en el mercado clandestino.

(Le puede interesar: Cinco personas resultaron heridas en choque múltiple en Caldas, Antioquia).

De acuerdo con la ​​Agencia Nacional de Minería (ANM), los departamentos históricamente de mayor producción de oro en el país han sido: Antioquia, Chocó, Nariño, Bolívar, Cauca y Caldas. Y Antioquia, solamente en el segundo trimestre del año, reportó una producción de oro en unos 38 municipios de 319.202,95 onzas troy (medida que equivale 31,1034768 gramos), según la ANM.

(Lea además: Estos son los cerebros y capturados del asalto con fusiles en Medellín).

En segundo lugar, se ubica Chocó, que registró 65.106,85; luego Bolívar, con 33.797,35 onzas; Caldas, 17.311.10 onzas y Córdoba, 13.781,85 onzas.

Este año Colombia ocupa el puesto 22 en producción de oro en el panorama mundial en temas de producción, aunque su puesto se reduce al tercero en términos de exportación, luego de Estados Unidos y Suiza.

(Lea también: Medellín inicia aplicación de tercera dosis de vacuna a mayores de 50 años).

Fernando Quijano, experto en seguridad, dice que los robos pueden ser mayores pero no son reportados. Esto porque, explica Quijano, puede haber lazos ilegales en su procedencia.

Se están dedicando a hacer hurtos a mayor escala y se preparan para eso, puede ser gente que haya tenido entrenamiento militar en grupos legales o ilegales

“Algunos son reportados, pero otros no, porque puede ser que la procedencia del metal o del dinero no está tan clara. Eso sí ha sido parte de las rentas criminales que tienen que ver con extorsión, con pagadiarios, con tráfico de drogas, con el lavado de activos, el contrabando y hay que meter este tipo de cosas porque también es una actividad que les rinde sus frutos”, detalló el experto.

Otra de las razones que expone este investigador es la venta de información, que puede ocurrir por venganza u otras razones relacionadas con la venta de oro. Se basa en que en los tres casos de robo se evidenció un alto grado de planeación, logística, además del armamento, en especial en el último, donde se evidenciaron armas de largo alcance y al parecer, entrenamiento militar en sus participantes.

(También lea: Parte del Centro será núcleo cultural, educativo y patrimonial de Medellín).

“Lo otro es que hay grupos ya organizados que están andando por todo el país haciendo trabajos, este tipo de trabajos “ilegales”. Se están dedicando a hacer hurtos a mayor escala y se preparan para eso, puede ser gente que haya tenido entrenamiento militar en grupos legales o ilegales y están haciendo lo que muchos: salen a vender sus servicios”, afirmó.

Otra de las razones de este incremento sería la falta control en las transacciones de oro en el país.

Delincuentes agredieron al vigilante y abrieron la reja para la llegada de la volqueta que tumbó la puerta.

Foto:

Captura de Video

Para Robert NG Henao, docente del programa de Economía de la Universidad de Medellín, la bonanza del oro la hace susceptible de las manos criminales.

“A cifras del Ministerio, el año pasado nosotros exportamos casi 48 toneladas de oro, solamente ese año de pandemia, de bloqueos, de todo, hubo un crecimiento del 29,6 por ciento en cuanto al crecimiento en las exportaciones de oro, lo que representó cerca de 2,5 del PIB”, expuso el experto.

Pero la falla, dice, estaría en los vacíos que tiene la regulación del mercado, gracias a dos leyes que hacen posible la libre competencia (leyes 9 de 1991 y 31 de 1999). Según el experto, estas leyes hacen que personas naturales o jurídicas tengan la posibilidad de formar comercializadoras internacionales de este metal precioso, lo que abriría el campo también para que, aunque el oro sea robado, pueda venderse fuera del país.

(No deje de leer: La historia del Presidente más de malas de Colombia).

“Las estructuras ilegales empezaron a aprovechar la explotación y las debilidades que tiene la cadena productiva, pero más que eso la cadena de la comercialización del oro. Además, el Estado se ha caracterizado por tener un abandono muy grande, o no ha tenido la seriedad o los brazos para ejercer un control o en este ámbito, extender los brazos de la fiscalización minera”, explicó el experto.

Para Henao, es una realidad que los pequeños y medianos mineros venden el oro a compraventas que se ubican en los municipios mineros, comercios que hasta ahora no tienen un control claro, pues no está dentro de las funciones de la Agencia Nacional de Minería.

“La gran mayoría de barequeros les venden a estas compraventas, que qué hacen, se encargan de venderle a donde está la segunda base del problema, que son las comercializadoras internacionales. Las compraventas no pueden exportar directamente, no pueden hacer ningún trámite, pero sí las comercializadoras internacionales, que son compraventas con un mayor alcance de permisos”, apuntó.

Así fueron los robos

El primer robo de oro conocido en lo reciente en Medellín fue en diciembre de 2020, cuando policías falsos entraron a una compraventa de oro ubicada en el centro comercial Bolívar Amador (centro de la ciudad). Al salir, se creó el caos porque, los delincuentes hicieron varios disparos para intimidar a la ciudadanía. De acuerdo con las autoridades, quienes cometieron el hecho llegaron en tres carros y dos motocicletas y hurtaron 190 millones de pesos y 700 gramos de oro hurtados.

El segundo caso fue el pasado 26 de julio, en el Edificio Forum ubicado en el barrio El Poblado, cuando varios sujetos se hicieron pasar por policías y se llevaron 12 kilos de oro y 400 millones de pesos en efectivo. El grupo de personas simularon estar uniformadas con prendas de la Policía Nacional y la Sijín e ingresaron a la Torre I de Forum, argumentando estar en un operativo para capturar a un narcotraficante.

El caso más reciente y llamativo pareció una escena de una película de acción. Unos 20 hombres protagonizaron un intento de robo a una fundidora de oro en Medellín, en un sector de El Poblado, en plena avenida Las Vegas. Hasta allí llegaron fuertemente armados y, posteriormente, una volqueta golpeó la puerta de la bodega para que los hombres pudieran ingresar. Según la Fiscalía, extrajeron material aurífero avaluado en 550 millones de pesos.

MELISSA ÁLVAREZ CORREA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
@Melissalvarez3

Más noticias de Colombia

– Jurídica de Cali celebra fallo que niega nulidad de elección de Alcalde

 Joven costeño se hizo pasar por un famoso influencer y la gente le creyó

– Tragedia en paseo familiar: policía y su hijo murieron en vías de Santander

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Publicidad