Rapto de niño evidencia degradación de la guerra en el Catatumbo

3

El secuestro del niño Cristo José Contreras, hijo menor del Alcalde de El Carmen (Norte de Santander), que tiene sumidos a su familia y a la comunidad de este municipio en una dolorosa procesión, evidencia los macabros límites a los que ha llegado la guerra sostenida por el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y Los Pelusos, en esta zona fronteriza con Venezuela.

Aunque las autoridades no tienen pistas de los responsables de este atroz hecho, ocurrido el martes 2 de octubre, algunas organizaciones sociales y conocedores del conflicto armado en la región del Catatumbo aseguran que el corregimiento de Guamalito, donde fue raptado este menor de cinco años, es considerado una retaguardia estratégica por tres facciones del Frente Nororiental de Guerra del Eln.

El secuestro de este menor demuestra la degradación de este conflicto en la región del país y profundiza mucho más la crisis humanitaria que este fuego cruzado ha generado en la población

Por tener salidas hacia la Serranía del Perijá y la Troncal del Caribe por el departamento del Cesar, esta zona rural también haría parte del territorio que completa más de seis meses bajo una sangrienta disputa, cuyo único objetivo es controlar las rutas y el negocio del narcotráfico.

“El secuestro de este menor demuestra la degradación de este conflicto en la región del país y profundiza mucho más la crisis humanitaria que este fuego cruzado ha generado en la población. Esta guerra tiene un agravante y es que ha sido invisibilidad por las autoridades. En las últimas semanas esto ya no compromete el interés de nadie, mientras tanto en el territorio siguen ocurriendo graves tragedias”, indicó Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar.

De acuerdo con la Policía Nacional, el plagio de este pequeño es el octavo caso registrado durante este año en el departamento. Sin embargo, este defensor de derechos humanos tiene documentados 27 hechos de secuestro ocurridos en esta zona del país, en el mismo período de tiempo. Ocho de ellos han sido perpetrados por la guerrilla de alias ‘Gabino’.

Pero el escalamiento de este conflicto no solo se dimensiona con la reactivación de este flagelo, sino también con el aumento de los cultivos ilícitos, la ola de amenazas a líderes sociales y las cifras disparadas de desplazamiento.

Además de exigir la liberación de este niño, también pedimos al Gobierno Nacional que ponga sus ojos en nosotros y se dé cuenta que si no se interviene, el conflicto se va a salir de las manos

Un reciente informe de la Fundación Ideas para la Paz advierte el recrudecimiento de la violencia en esta región fronteriza del país, donde se han presentado 56 homicidios a personas protegidas, 35 eventos de salidas forzosas del territorio y 4 asesinatos a exmiembros de la desmovilizada guerrilla de las Farc.

“Este vil secuestro demuestra que nadie está exento de los embates de esta guerra, ni siquiera nosotros, los gobernantes. Además de exigir la liberación de este niño, también pedimos al Gobierno Nacional que ponga sus ojos en nosotros y se dé cuenta que si no se interviene, el conflicto se va a salir de las manos”, puntualizó Hermes Alfonso García, alcalde de Convención.

CÚCUTA