Adele, Beyoncé y los demás: qué esperar de los Grammy 2017

Dos artistas con éxitos monstruosos se disputan este domingo el título de reina de la música comercial mundial. La británica Adele y la tejana Beyoncé, con dos grandes discos el año pasado, se disputan los cuatro premios principales de los Grammy 2017, los premios de la industria de la música, que se entregan a partir de las 5 de la tarde en el Staples Center de Los Ángeles. Estas son algunas de las cosas a las que estaremos atentos, en una cobertura especial en EL PAÍS:

La batalla de las divas: Adele contra Beyoncé

No quedan epítetos en Hollywood sobre la batalla de las divas. Beyoncé tiene nueve nominaciones este domingo por su disco Lemonade y Adele tiene cinco por 25. Los dos discos han vendido alrededor de tres millones de copias. Beyoncé acumula 62 nominaciones en toda su carrera y ha ganado 20 grammys. Adele ha ganado 10 de 18. Pero con su trabajo 21 logró en 2011 todos los premios grandes incluido álbum del año y canción del año. Esta es la ocasión para repetir triunfo en los mismos términos. 

Beyoncé es la reina absoluta de las categorías de R&B, en las que arrasa. Sin embargo, a la Academia le cuesta reconocerla por encima de los trabajos más pop. Solo una vez ha logrado el premio de canción del año, con Single ladies. Nunca el de álbum del año, una maldición que afecta en general a los grandes del R&B y el hip hop.En otro orden de cosas, veremos a Beyoncé en público por primera vez desde que reventó las redes sociales con una fotografía embarazada de mellizos.

Pero además están Justin, Drake, Rihanna, Simpson…

El año pasado, en medio del duelo entre Taylor Swift, Ed Sheeran y Kendrik Lamar, la academia decidió que la grabación del año, el producto discográfico con más impacto, no era de ninguno de ellos, sino Uptown funk, el pelotazo bailable de Mark Ronson y Bruno Mars. Un premio perfectamente defendible. Ese espacio este año lo ocupa este año la canción Work, de Rihanna y Drake. Work es un imprescindible en cualquier antología de este año y puede disputarle sin problemas el máximo premio de la noche a Hello (Adele) y a Formation (Beyoncé) aunque su intérprete no haya calificado para otras nominaciones grandes. Las otras dos alternativas, Stressed out de Twenty One Pilots y 7 Years de Lukas Graham serían verdaderas sorpresas.

 

En la categoría de álbum del año las apuestas son entre 25 y Lemonade y serían raras las sorpresas, aunque el más vendido, en rigor, ha sido Views, del rapero dulce Drake. Pero otra cosa es el título de canción del año. Sería perfectamente defendible pasar de las divas y dárselo a Justin Bieber por Love yourself, que se le ha metido en la cabeza a cualquiera que la haya oído. Bieber, por cierto, amenaza con no acudir a la ceremonia porque no le interesa. El año pasado ganó el primer grammy de su carrera.

En el capítulo de descubrimientos, las nominaciones de los Grammy han lanzado al público global un nombre que lleva años haciendo mucho ruido en el mundo del country. Sturgill Simpson está nominado junto a las megadivas al mejor disco del año por A salior’s guide to earth.

David Bowie y The Beatles, nominados

Este domingo hay una categoría fascinante por los nombres que aparecen en ella. El premio al disco del año en “música alternativa” se lo disputan el fallecido David Bowie, que publicó Blackstar sin revelar que era su último trabajo y estaba a punto de morir, Bon Iver, Iggy Pop, PJ Harvey y Radiohead. Bowie tiene cuatro nominaciones este año.

Otra curiosidad: en la categoría de mejor película musical están nominados The Beatles, por el documental Eight days a week.

James Corden, el mayor fan

El maestro de ceremonias es James Corden, el presentador de The late, late show en CBS, un programa de variedades que ha explotado el mundo de los vídeos virales como pocos. Corden es conocido por millones de personas que no ven su show gracias a un segmento llamado carpool karaoke, en el que sube a estrellas de la música a su coche y van cantando sus éxitos. El que hizo con Adele lleva 147 millones de reproducciones.

El que hizo con Justin Bieber, 105 millones. Corden, que empezó como actor de musicales, se declara a sí mismo como el mayor fan de las estrellas con las que va a compartir escenario el domingo.

Actuaciones

La diferencia de los premios de música con los de cine, por ejemplo, es que las estrellas de cine no tienen nada que hacer en la gala más que presentar premios y recogerlos. Los músicos, sin embargo, pueden actuar. Por eso los Grammy son sobre todo un gran espectáculo de televisión con actuaciones de las máximas figuras del momento. La Academia de la Grabación además aspira a que esas actuaciones sean únicas y memorables. Este domingo está ya confirmado que veremos en directo a: Adele, Kelsea Ballerini, William Bell, Chance The Rapper, Gary Clark Jr., Daft Punk, Andra Day, Cynthia Erivo, Tori Kelly, Alicia Keys, Lady Gaga, John Legend, Little Big Town, Demi Lovato, Lukas Graham, Bruno Mars, Metallica, Maren Morris, Anderson .Paak, Katy Perry, Sturgill Simpson, A Tribe Called Quest, Carrie Underwood, Keith Urban, y The Weeknd. Además habrá homenajes a dos gigantes desaparecidos este año: Prince y George Michael.

Loading...