Alain cree que Meritxell ha perjudicado su concurso en 'Gran Hermano 17'

Han pasado tres días desde que Alain fuera expulsado de ‘Gran Hermano 17‘. Al quinto semifinalista de la edición no le ha dado mucho tiempo de echar de menos a sus compañeros y, en especial, a Meritxell, ya que ha aprovechado sus primeros días lejos de Guadalix para reencontrarse con sus familiares y amigos. Por otro lado, y para tranquilidad de la barcelonesa, tampoco ha estado con ninguna chica en sus primeras horas de libertad.

Alain durante el debate de este domingo

Alain durante el debate de este domingo

Las explicaciones del francés

Su paso por el concurso no se entiende si la presencia de Meritxell, y en ella se ha centrado la entrevista que ha concedido este domingo en el debate de ‘Gran Hermano’. El francés cree que su amiga le ha perjudicado en relación al concurso, sobre todo por los innumerables encontronazos que han protagonizado en las últimas semanas. Aun así, el concursante se queda con lo bueno: “Meri es muy buena chica, aunque puede que se haya equivocado con su insistencia. Cuando esté fuera y vea los vídeos lo verá”.

Desde su salida, Meritxell llora en cada esquina la ausencia de su amado. La chica se siente sola ahora que tan solo comparte convivencia con Miguel y los “chonijos”. Por su parte, Alain se ha mostrado sorprendido con la actitud tan apenada de la concursante, aunque afirma entenderla por otro lado: “Me sorprende lo mucho que me echa de menos, pero la entiendo porque dentro de la casa pasaba todo el día conmigo. Es normal que se sienta sola“.

Y es que Meritxell pasaba las veinticuatro horas del día pegada a Alain, algo que al francés le ha llegado a producir, en ocasiones, “angustia” como él mismo ha definido durante el debate: “Amor no es, es capricho. Es un cariño que intenta darme, pero de forma equivocada”. Además, el semifinalista ha aprovechado para confirmar que no tendrá nada con la chica una vez abandone la casa: “Es una amistad”.

A pesar de todo, la “obsesión” de Meritxell tiene, quizá, justificación. Alain besó a la chica hasta en tres ocasiones bajo las sábanas, algo que el francés justifica como un error: “En ningún momento le dije que me gustara ni que quería algo con ella. Repetí porque estaba confundido con lo que había pasado. Yo entré en la casa con la ilusión de enamorarme“.

Loading...