Inicio Comunicación Arnau, ganador de la novena edición de ‘Masterchef’

Arnau, ganador de la novena edición de ‘Masterchef’

La noche del martes 13 de julio, la novena edición de ‘MasterChef‘ alcanzó su esperada y emocionante final, en la que Meri, Fran, Arnau y María pelearon en sus cocinas para conseguir alcanzar el trofeo del programa, junto con el premio de 100.000 euros y la publicación de su propio libro de recetas, además de un Máster en el Basque Culinary Center. Una serie de recompensas a un largo y emocionante recorrido en la edición, que se llevó Arnau al convertirse en ganador del formato después de un reñido duelo final con Meri.

Los finalistas de 'Masterchef 9' al comienzo de la gran final

Los finalistas de ‘Masterchef 9’ al comienzo de la gran final

Para la primera prueba, los cuatro finalistas debían seguir al chef Ricard Martínez a lo largo del cocinado, para elaborar un postre de doce elaboraciones. «Tiene algunos defectos técnicos pero tiene mucho mérito», valoró Pepe Rodríguez, tras probar el plato de Fran, quien se había mostrado muy nervioso. Por su parte, María comenzó el cocinado un tanto perdida, lo que provocó que el juez declarase que, «además de la estética y los fallos técnicos, está descompensado. Es otro postre, no tiene nada que ver». «Me ha gustado tu forma de trabajar, tu actitud», elogió Cruz, tras catar el trabajo de Arnau, de quien destacó que «lo has resuelto de forma ejemplar». «Me ha encantado ver a esta nueva Meri que se viene arriba y no se hunde», alabó Samantha Vallejo-Nágera de la cuarta aspirante, quien logró superar sus tropiezos en la prueba, y de cuyo trabajo Cruz valoró que «la proporcionalidad está bien y el postre está rico». Unos veredictos que colocaron a Arnau como primer duelista de la final, mientras que Meri quedó en segunda posición; Fran, en tercera; y María, la cuarta.

Para el segundo reto de la noche, los aspirantes se trasladaron al museo al aire libre Chillida Leku, donde debían elaborar platos del chef Eneko Atxa. Una prueba en la que tanto Meri como Fran y María se mostraron muy centrados y entusiasmados, al igual que emocionados al recibir el aplauso de los invitados por su trabajo. «Esas lágrimas demuestran vuestra pasión por la cocina», elogió Vallejo-Nágera, antes de que Rodríguez nombrara a Fran como cuarto clasificado de la edición. «Me da pena, porque has fallado en cosas poco complejas», confesó el juez, para después matizar que «la entrega es indiscutible», aunque «tus platos hoy no eran merecedores de la chaquetilla». María fue la segunda en ser valorada, momento en el que Cruz declaró que, a excepción de la tartaleta, «el resto que has servido, ni una pega, maravilloso». «Si lloras, que sea de alegría, porque tu actitud ha sido envidiable», manifestó el juez, al hablar del trabajo de Meri, quien había «presentado unos platos impecables en todos los sentidos». «Estoy muy orgulloso de como has trabajado», reconoció el catalán, tras lo cual los jueces comunicaron que la barcelonesa era la segunda duelista de la final, lo que dejaba a María en un buen tercer lugar.

«No sé ni lo que siento»

El duelo que puso el broche de hora en la final de la novena edición de ‘Masterchef’ quedó así en manos de Meri y Arnau, quienes estuvieron rodeados por sus padres y sus parejas, al igual que por sus compañeros de su edición y el chef Dabiz Muñoz, que acompañó a los jueces en la cata. «Habéis realizado dos menús dignos de la final, que hablan de vuestras raíces y de vuestra evolución», elogió Cruz, tras concluir la cata, tras lo cual destacó de Arnau que «has trabajado con la templanza a la que nos tienes acostumbrados y has rendido un homenaje precioso a tu origen». Por su parte, Rodríguez alabó de Meri que había presentado «un menú exigente con unos platos sobresalientes», al igual que «has ganado seguridad y hoy lo has demostrado».

«Cualquiera de los dos merece ganar, pero como solo puede hacerlo uno, nos hemos tenido que fijar en los detalles para tomar una decisión», comunicó Vallejo-Nágera, tras lo cual Rodríguez anunció el nombre del ganador, Arnau. «Es inexplicable, es un sueño. No sé ni lo que siento», confesaba el entusiasmado ganador ante las cámaras del programa. «Que todo el mundo persiga sus sueños, porque es posible. Hay que luchar por ello», añadía el catalán, mientras su compañera manifestaba sentirse «superorgullosa de mí». «Yo he vivido aquí unas cosas tan increíbles, que ya he ganado», confesó Meri, que se quedó así con la medalla de plata.

Publicidad