Inicio Comunicación Así son las curiosas pistas que delatan el secreto de Oh Il-nam...

Así son las curiosas pistas que delatan el secreto de Oh Il-nam en ‘El juego del calamar’

Casi un mes después de que ‘El juego del calamar‘ pasara a formar parte del catálogo de Netflix, el fenómeno coreano sigue presente entre sus fans que, poco a poco, continúan sacando a la luz particularidades que guardan los nueve episodios de esta producción, coronada ya como el mejor estreno de la plataforma de streaming. Después de que algunos seguidores detectaran curiosos fallos de continuidad, ahora han salido a la luz los detalles apenas perceptibles, pero importantes, que ya delataban la identidad de Oh Il-nam, el jugador 001 a lo largo de la serie.

Oh Il-nam junto a Seong Gi-hun en 'El juego del calamar'

Oh Il-nam junto a Seong Gi-hun en ‘El juego del calamar’

La recta final de la serie no solo dejó tras de sí la victoria de Seong Gi-hun, con la que obtuvo la suculenta y ansiada recompensa, sino que también trajo consigo la gran revelación de la producción: el hecho de que detrás de aquellos juegos macabros, se encontraba el propio Oh Il-nam, a quien todos habían conocido como el jugador 001 y que, de hecho, parecía haber muerto en el juego de las canicas del sexto episodio. Sin embargo, una primera de lo que podríamos encontrarnos varios capítulos después la podemos encontrar ahí mismo, puesto que en ningún momento se muestra cómo Oh es ejecutado por uno de los agentes de rojo. Dando marcha atrás en la serie, otro de los elementos a los que algunos fans han apuntado como delatores de la identidad del anciano es la falta de candado en las esposas que lo atan a la soga en el juego del tira y afloja del episodio cuatro o.

Sin embargo, hay planos en los que estos sí parecen verse de forma fugaz, por lo que no es una pista del todo clara, al igual que el hecho de que muchos apuntan a la ligera diferencia en el color verde que existe entre el anciano y sus compañeros cuando la muñeca lo enfoca en el primer juego, «Luz verde, luz roja». Un detalle que podría implicar que, por mucho que el jugador 001 se hubiera movido, su vida no corría peligro realmente. En medio del debate, algo que sí delata a Oh sin ninguna duda, son los ficheros con los que se topa el policía Hwang Jun-ho, interpretado por Wi Ha-joon, en el quinto episodio, durante su infiltración. En ellos, los encargados de la competición recogen datos sobre los integrantes de las distintas y numerosas ediciones del macabro juego. No obstante, cuando el agente abre las distintas carpetas, todas ellas comienzan su listado con el jugador 002, obviando el 001 que luce Oh a lo largo de la serie, y cuyos datos sería innecesario recopilar.

@justthenobodys Reply to @.cloudy_vibezz_ Comment what we should talk about next! #fyp #foryou ? original sound – JustTheNobodys

Múltiples sospechas

Esta última pista, además, delataría el hecho de que el multimillonario podría llevar años participando sin ningún riesgo en los juegos mortales que él mismo ha organizado, siempre con el mismo número. Asimismo, el hecho de que Oh tuviera una botella vacía en su almohada cuando, en el episodio quinto, se descubre que se ha meado encima, hace sospechar a muchos que el anciano fingió echando agua, con el fin de poner a prueba el buen trato que Seong Gi-hun (Lee Jung-jae) le había estado dando hasta entonces. Este hecho incluso volvería a repetirse antes de que Oh fingiera su muerte, durante el juego de las canicas contra el protagonista, cuya paciencia pone al límite ante sus supuestos «despistes».

Por no hablar del hecho de que, en ese mismo juego, el anciano afirma que han recreado su antiguo barrio, algo que apunta a que sería totalmente verídico, puesto que él está a cargo de toda la competición. A estas sospechas se suma, además, el hecho de que, durante la matanza entre los concursantes que se lleva a cabo en el episodio cuatro, no hay ni rastro de Oh hasta que aparece en una de las literas más elevadas y son, de hecho, sus gritos, los que instan al líder enmascarado a detener el enfrentamiento, ya sea porque el anciano está verdaderamente asustado o porque está lanzando una orden que ambos habrían acordado previamente.

Publicidad