Casados a primera vista: Primer divorcio, sorpresa y amor en Sierra Nevada

La séptima entrega de Casados a primera vista ha llegado a Antena 3 marcada por el primer divorcio de la temporada. El formato que une a personas afines pero que no se han visto en su vida ha fracasado estrepitosamente con uno de los seis matrimonios. Y es que el amor no ha sido posible entre Ruth y Jaime, la pareja sénior de la edición, que después de una ceremonia y un convite decentes su relación ha ido de capa caída. Si la luna de miel ya fue tensa, la convivencia ha sido fatídica y se han visto obligados a separar sus caminos para seguir buscando su media naranja fuera del formato.

Respecto al resto de recién casados, siguen con el duro tramo de la convivencia. Sin duda, el día a día es lo que más está desgastando a los matrimonios y la presión de compartir un hogar está causando estragos en las relaciones. Por el momento, no podemos poner la mano en el fuego por ninguno de ellos ya que parece que les está costando dar rienda suelta a la pasión y al enamoramiento.

Ruth y Jaime, primer divorcio de ‘Casados a primera vista’

Como ya se anticipó en la anterior entrega, Ruth y Jaime han puesto punto y final
a su matrimonio y de muy malas maneras. Y es que la convivencia entre los dos participantes ha sido totalmente insostenible. Lo único que faltaba para zanjar la relación era que la familia de la murciana empezara a opinar del matrimonio. Primero, los recién casados han merendado con los pares de Ruth en un encuentro en el que han volado cuchillos por doquier. Finalmente, la hermana de la esposa ha acabado de dinamitar el matrimonio.

Ruth ha decidido organizar una cena con Jaime para, según ha comunicado a su marido, poner los puntos sobre las íes. No obstante, no le ha dado ni tiempo de dejar las cosas claras ya que el catalán ha decido dejar en la estacada a su mujer y ha abandonado el restaurante. Aquí se acaba la primera historia de amor. “No quiero volverlo a ver ni en pintura” ha exclamado en los totales la murciana.

Juan Diego conoce a los amigos de su esposa

La relación entre Samantha y Juan Diego sigue viento en popa. El murciano se desplazó a Madrid para empezar una nueva vida junto a su esposa. Sin duda, uno de los principales problemas entre los recién casados es la falta de experiencia de Juan viviendo fuera de casa de sus padres y es que una de las cosas que más incomoda a la canaria es que sea un cero en la izquierda en las tareas del hogar. Está claro que parece que a su marido le va a costar la adaptación pero, confiamos en él. ¡Lo conseguirá!

A lo que no sabemos si se va a adaptar en algún momento es a los amigos gays de Samantha con los que ha tenido en esta entrega su primer encuentro. Ni más ni menos que su mujer le ha llevado a Chueca donde ha podido conocer lo que es un barrio de ambiente.

Los problemas sexuales entre Jordi y Mónica

A pesar de llevar mucho tiempo de convivencia, desde haces unas entregas hemos identificado los dos principales problemas entre Jordi y Mónica: la presión familiar y el sexo. Parece que al catalán se siente muy agobiado por las numerosas comidas familiares. Y es que la abuela y el padre de Mónica lo tienen bien controlado. “Por un momento me he visto todo el pelo encima del plato del estrés” ha afirmado en los totales Jordi hablando sobre una de las citas con su suegro.

No obstante, Mónica opina que ce bien a la familia y eso es un punto a favor para su esposo. Lo que parece que no va tan bien es el tema sexual. No surge la pasión entre los recién casados, principalmente, por el freno que pone Jordi en todo momento. “Pienso que se puede ir al garete la relación” ha confesado a cámara Mónica.

Crisis entre los Jesuses de ‘Casados a primera vista’

Sin duda, en esta séptima entrega de Casados a primera vista hemos vivido uno de los momentos más tensos entre Jesús y Jesuli. Los dos andaluces han decidido dejar las cosas claras y tener una charla seria para hacer balance sobre su matrimonio. Como se ha podido entender en sus palabras, la primera pareja homosexual del formato no está pasando por su mejor momento. Y es que los dos coinciden en que no quieren tirar la toalla todavía pero que necesitan unos días para oxigenarse y pensar las cosas con tranquilidad.

Jonathan y Marie dan un paso adelante en su matrimonio

El matrimonio entre Jonathan y Marie parece que empieza a asentarse. A pesar de que el sevillano se ha mostrado un poco distante, está consiguiendo sacarse la armadura y empezar a conquistar a su mujer con sorpresas que han vuelto a dar luz a la relación. Y es que después del duro golpe que representó para la venezolana verse sola el día de su cumpleaños, Jonathan ha sabido demostrarle que realmente le importa. ¡Sorpresa! Tras una comida romántica con pastel incluido, el andaluz ha invitado a sus familiares a Sevilla para dar una sorpresa a su amada. “Sin duda, hoy empieza un nuevo matrimonio” ha exclamado en los totales la diseñadora.

Para acabar de rematarlo, Jonathan ha llevado a Marie a Sierra Nevada, una localización muy importante para el instructor de snowboard. Allí han dado rienda suelta al amor y han empezado los primeros acercamientos sinceros entre los recién casados. ¡Parece que empieza a surgir la chispa!

Ruth y Jaime firman los papeles del divorcio

Para dar por finalizada la séptima entrega de Casados a primera vista, Ruth y Jaime se han encontrado con la psicóloga del formato para tener la última conversación y firmar los papeles del divorcio. Y es que la relación y la convivencia han sido insostenibles y así se ha vuelto a mostrar en la tensa charla que han protagonizado la murciana y el catalán. No han sido capaces ni de mirarse a los ojos. Está claro que lo mejor es que pongan punto y final a su breve pero intenso matrimonio y busquen el amor por otros paraderos.

Loading...