Críticas a las brutales inocentadas de la televisión árabe durante el ramadán

Salvajes, brutales y duras, son algunos de los calificativos que han puesto aquellos que han podido ver las inocentadas que se emiten en la televisión árabe MBC cada ramadán. Tal es la polémica que han generado dichas imágenes que hace unas semanas el jeque Sayed Salman, miembro de Al Azhar, la institución más prestigiosa del islam suní con sede en El Cairo, aseguraba muy molesto que “la ley islámica no tolera que se aterrorice a la gente”.

Y es que las bromas que se realizan a sus invitados –tanto famosos como anónimos-, llegan a extremos insospechados que tras descubrirse la verdad, el enfado suele ser monumental por parte de los protagonistas. No es para menos. Algunas de ellas han llegado a simular un supuesto secuestro por parte del Estado Islámico.

Ramez Galal, presentador de las brutales inocentadas en la TV árabe Ramez Galal, presentador de las brutales inocentadas en la TV árabe (YouTube)

Esta costumbre comienza a pasarse de castaño oscuro y su emisión en Egipto, ha obtenido multitud de críticas por parte de parlamentarios, jueces o líderes religiosos. El responsable de esta polémica la tiene Ramez Galal que desde el 2011 realiza toda clase de bromas televisivas durante el ramadán. La última llevó a las víctimas a tener un accidente en medio del desierto en los Emiratos Árabes, para después caer con el todoterreno a unas arenas movedizas, mientras un dragón de Komodo se acercaba a ellos.

El terror en sus caras lo dice todo. Nadie podía creerse que era una inocentada. ¿Quién podría jugar con algo así? Las reacciones son de lo más variopintas: gritos, lloros, bofetones

Entre los españoles que corrieron la suerte de participar en este espacio: Antonio Banderas. El malagueño tenía que acudir a un festival en Casablanca y allí Galal explicaba vestido de bombero: “Estamos a punto de arrojar a Banderas a la barbacoa”. El supuesto espectáculo derivó en un impresionante incendio que asoló la habitación de hotel donde se encontraba el actor.

Fueron varios minutos de angustia. Banderas y otras personas se encontraban atrapados y el presentador de las inocentadas les emplazaba a subir a la azotea. Mientras tanto, el edificio sufría toda clase de explosiones. Cuando Antonio se enteró de la broma no daba crédito.

“Me vas a matar”, replicaba el presentador egipcio. A lo que Banderas, comprensivo, le espetaba: “No me hagas esto otra vez. Estoy aún impresionado. Pensé que iba a morir en la habitación con un puñado de chicas guapas. Habría sido al menos un modo agradable de morir, rodeado de bellezas”.

Pero no todos los artistas internacionales tuvieron una reacción tan buena tras enterarse de la inocentada. Paris Hilton, por ejemplo, amenazó con demandar a Galal tras vivir un supuesto accidente aéreo. Aunque no ha sido la única salvajada en forma de broma que se ha hecho: ataques de leones o tiburones, secuestros por parte de terroristas… Y cada entrega tiene millones de espectadores a sus espaldas. Un formato de gran éxito en la televisión árabe, pero que también tiene gran número de críticas que piden su retirada inmediata.

Loading...