Doble Tentación (95): Sebas se mete en la cama con Rocío y con Fran

El cumpleaños de Lisandra se convierte en una auténtica bomba. Lo que tendría que ser pura felicidad acaba en lágrimas por culpa de, como no, Oriana y Angie. La primera no entiende que la organización le haya preparado una fiesta tan estupenda a su compañera cuando, en su cumpleaños, todo fue un desastre.

¡Ni siquiera le pusieron su nombre en la tarta! Evidentemente, termina llorando y metiéndose en la cama con Álex. Sí, con Álex. El mismo que le daba mucho asco.

Adelanto del capítulo 95 Adelanto del capítulo 95 (Mega)

Angie, por su parte, no puede más. Quiere a Felipe pero, a la vez, le odia. ¡Pero esto qué es! Tanta es la tensión que la pareja está ya a punto de romper.

Felipe le pide que le diga si le ha perdonado o no y si quiere seguir o no con la relación. “Ciao”, le responde Angie. Sin duda, lo suyo es amor del bueno… ¿Querrá decir esto que no van a llegar a la final? Ojalá lo supiésemos. Menos mal que hay otras parejas que están a tope de amor.

Sebas ya no sabe dónde más meterse. Por la mañana le dice a Fran que quiere volver con ella, que la echa de menos y que son el uno para el otro. Esta se lo cree, se besan en la fiesta de Lisandra y Fran rompe con Tony antes de que pase nada más.

Estupendo, maravilloso, genial. Pero… Al rato, ¡Sebas se mete debajo del edredón con Rocío! ¿Qué está pasando? Pero no contento con eso, ¡luego se vuelve a besar con Fran y también se meten debajo del edredón! Nos ha dado un síncope.

La que peor está pasando las últimas semanas en la casa es Silvina. Tener que ser jote de su ex, Ignacio, no le gusta. Aún, con todo, bien que hace cucharita por la noche con él… Durante la prueba de competición, Silvina se viene abajo y confiesa que le está resultando muy duro. ¿El problema? Que nadie se lo cree. Ante las burlas de sus compañeros, decide marcharse. Y Angie detrás, que tampoco tiene el cuerpo para correr tras sus peleas con Felipe.

Por cierto, ¿y si Ignacio y Lisandra terminasen volviendo? Muy acaramelados en la cama sí se les ha visto. No como a Mario, que, por fin, ha decidido cantarle las cuarenta a Lisandra por haber jugado con él. ¡YA ERA HORA!

Loading...