Doble Tentación (97): Oriana le declara la guerra a Angie

“Tengo dinero y objetos de valor”. Tony se ha vuelto loco y no quiere que Flavia vaya a su casa sin estar él presente. ¿Acaso cree que le va a robar después de todo el lío que han tenido en el concurso?

Menos mal que Flavia es una mujer muy paciente y no se inmuta por nada. Como mucho, deja caer alguna lagrimita, pero poco más. A ver si va a terminar saliendo Tony antes que ella…

A los concursantes les toca una divertídisima -¡en serio!- prueba de premio o castigo. Pueden ganar un coche y terminar recibiendo patadas en el culo. Literalmente, que es lo peor.

A Felipe le toca que le lancen globos, a Elisa que le manchen toda la cara de crema y a Lisandra que le laven los pies -Mario encantado de hacerlo, por otra parte-. Pero la más perjudicada, una vez más, ha sido Oriana.

La pinkydiva tiene que protagonizar una escena de telenovela con Álex y termina besándose apasionadamente, algo que tampoco le molesta demasiado. No contenta, le toca besarse luego con Mario -eso ya es otra cosa- como castigo.

Y para rematarlo, Angie elige a su archienemiga Rocío para que le dé besos a Luis. ¡Ay, ilusa! Pensaba la cantante que las cosas iban a quedarse ahí… Eso es que no conoce a Oriana.

Ver a la argentina restregarse por el cuerpo de su amado -¿o era odiado?- es demasiado para ella y le jura enemistad eterna a Angie. Y eso que ésta lo había hecho con toda la buena intención, ya que pensó que era la que menos le molestaría.

Pero nada, con Oriana nunca se sabe. Y, evidentemente, de rebote, Luis también se enfada porque Oriana está todo el rato con Álex… Tanto que asegura que quiere ser el próximo expulsado de la casa.

¿Está acumulando demasiados rencores la buena de Rocío? El grupo rosa le odia, Fran tampoco es que le tenga mucho aprecio por sus acercamientos a Sebas y las guerreras no quieren aceptarla en su banda.

Llegan las nominaciones y puede terminar ocurriendo cualquier cosa… Eso sí, ya puestos, que se marche Luis y Oriana ya enloquezca definitivamente. Es lo que le falta a Doble tentación. Un poquito más de drama, ¿no?

Loading...