Doble Tentación: peleas de comida y Oriana llorando a moco tendido

Siete parejas, catorce tentaciones, dos casas y muchas fiestas. ¿Qué puede salir mal? Vale, sí, ¡todo! Doble tentación se ha convertido en el reality definitivo, el programa del momento, la mayor locura jamás emitida en televisión. Y no estamos exagerando nada. Sin emitirse en ninguna cadena española, ha conseguido acumular más fans que cualquier programa de prime time. Legiones de tentacioners enganchadísimos a las peripecias de este grupo de jóvenes con tendencia a enamorarse. ¿Que no saben de qué estamos hablando? ¡Pero dónde han estado metidos todo este tiempo! Esto es ya imparable…

Ideado y grabado en Chile, Doble tentación es el megamix perfecto de todos los realities que conocemos. Es Mujeres y Hombres y Viceversa, es Gran Hermano, es Supervivientes, es Confianza ciega -¡por fin!-, en Gandía Shore, es todo. Siete parejas de jóvenes entran en una casa para poner a prueba su amor y se encuentran con catorce jotes -entiéndase hombres y mujeres jóvenes, guapos y con ganas de marcha- dispuestos a conquistarles y romper sus ‘consolidadas’ relaciones. Todo ello con pruebas semanales, nominaciones, desfiles haciendo el chorra, fiestas repletas de agua con misterio y una ducha transparente situada en mitad del salón. ¿Hay algo mejor en esta vida? Posiblemente, no. Pero dejémonos de prolegómenos y vayamos a lo que interesa. Al lío. Y nunca mejor dicho.

El domingo pasado (capítulo 74), los concursantes tuvieron que enfrentarse a sus propios miedos. ¿Saltando al vacío? No, volviéndose feos. ¡Drama! Para el desfile semanal, escondieron sus esculturales cuerpos de gimnasio bajo jorobas improvisadas, entrecejos y bigotes pintados a manos. Todos, claro, menos Oriana, que con tal de salir mona es capaz de perder la prueba sin ningún remordimiento. Pero no contentos con este martirio, les obligaron también a responder preguntas de cultura general y escribir palabras tan complicadas como ‘indecisión’, ‘hazmerreír’ o ‘azabache’. El resultado mejor dejarlo a la imaginación de cada uno… Ellos, al menos, se esforzaron.

El problema vino después. Oriana y Tony, pese a haber roto hace siglos, siguen buscándose constantemente. No tenemos muy claro si para declararse odio infinito o para volver a ser pareja dentro de nada. Todo puede ocurrir. Mientras tanto, Luis, el nuevo romance de Oriana, y Flavia, la pareja de Tony hasta hace cosa de una semana -en Doble tentación las cosas van muy rápidas-, sufren las consecuencias de tanto roneo. Eso sí, Flavia tampoco pierde el tiempo y ha iniciado un acercamiento más que evidente con Abraham -exganador de Supervivientes-, pero parece que Tony no se entera mucho. Si es que se veía venir que la noche no iba a terminar bien…

Emocionados con tanta fiesta, Oriana, Tony y Max -que pasaba por allí- comenzaron a lanzarse comida y bebida. Que si te mojo con ese refresco, que si te pringo la cama de ketchup, que si corre que te pillo y, evidentemente, se les fue de las manos. Oriana terminó llorando a moco tendido tras verterle una botella de soja en el pelo y culpó al pobre Max de haber empezado la pelea. Ya nos ha quedado claro que la ex tronista es la protagonista absoluta del reality y ella encantadísima de serlo. ¡Cómo se lo pasan en Doble tentación! Tras el drama, cada mochuelo a su olivo y a descansar. Al menos, la tensión no les quita el sueño. ¡Qué suerte!

El lunes (capítulo 75) tocaba noche de nominaciones. ¡Con las ganas que se tienen! Para ir abriendo el apetito les organizaron un divertido juego de imitaciones. ¿Acaso hay algo mejor que la persona que más te odia te imite delante de tu pareja, tus amigos y medio mundo? Algunos se lo tomaron con mucho humor, hasta que llegó el turno de Oriana y, como no, la armó. La imitación que hizo de ella Rocío no le gustó nada de nada. De acuerdo, se había pintado unas patillas negras burlándose del tinte de la extronista, ¡pero es que Oriana se refiere a ella como ‘vieja decrépita’ por tener 37 años! “No te podemos cambiar el pañal todas las noches, Rocío, que yo no soy enfermera”, le suelta tan alegremente. Se lo tiene merecido.

Oriana en Doble Tentación Oriana en Doble Tentación (Youtube-Doble Tentación)

Como era de esperar, la mayoría de los puntos de las nominaciones fueron a parar a Oriana, Tony y Flavia. ¡Qué sorpresa! El doble juego amoroso de Flavia, tonteando con Abraham sin terminar de dejar a Tony no convence a sus compañeros, como tampoco lo hace la tibia actitud de Tony ante esta situación. Y, claro, a Oriana… Bueno, no la soporta nadie. Su novio Luis, su ex Alex, también presente en la casa -es su tentación- y poco más. Ahora, los dos grupos más nominados tendrán que enfrentarse en el duelo de expulsión. Pero eso será ya en la próxima entrega de Doble tentación. Madre mía, pasan tantas cosas que ya no tenemos más uñas que mordernos. ¡No podemos esperar! ¡Qué nos traigan ya a los jotes!

Loading...