Inicio Comunicación Dos pensionistas gays acaban mal su cita en ‘First Dates’ a pesar...

Dos pensionistas gays acaban mal su cita en ‘First Dates’ a pesar de liarse en el jacuzzi: ‘No seas hipócrita’

First Dates‘ recibió el lunes 26 de noviembre a Raimon y Alberto, una pareja de pensionistas en busca del amor que parecieron congeniar a medida que avanzaba su cita en el programa. Sin embargo, a pesar de vivir un momento muy cercano en el hamman del local de ‘First Dates’, la pareja acabó su encuentro con un leve encontronazo, bastante confuso y sorprendente.

Alberto y Raimon en el jacuzzi de 'First Dates'

Alberto y Raimon en el jacuzzi de ‘First Dates’

Después de pagar la cuenta, Raimon y Alberto se dirigieron juntos a los baños turcos del programa, donde decidieron disfrutar del jacuzzi. Un baño en el que ambos vivieron tal acercamiento que llegaron incluso a liarse dentro del agua, lo que apuntaba a que era muy posible que la pareja acabara marchándose de allí, juntos.

“Yo sí tendría una segunda cita, como amigo y para conocerle más a fondo”, reconoció Alberto en la decisión final, ante un poco entusiasta Raimon. “Yo qué sé. ¿Otra vez volver aquí?”, cuestionó su pareja, cuando le tocó responder si tendría una segunda cita con Alberto. Una respuesta que generó un tenso silencio entre los dos que Alberto se lanzó a cortar con despreocupación. “No pasa nada”, lo tranquilizó el comensal, no muy convencido.

“Tienes que ser sincero”

“Venga, sí. Pero yo no estoy de acuerdo”, reconocía Raimon, resignado. “¡Si no estás de acuerdo, no!”, exclamó el encargado de grabar a la pareja, ante lo que el comensal admitió que no tendría una segunda cita. “Si no estás de acuerdo, no. No seas hipócrita. Tienes que ser sincero”, le reprochó Alberto, palabras ante las que Raimon admitió que, “como amigo, lo que quisiera” e incluso le propuso ir como tal a tomar una tapa o una cerveza. No obstante, cuando los encargados les preguntaron si podrían llegar a ser algo más, tanto Alberto como Raimon se mostraron de acuerdo. “No. Y él también piensa igual que yo”, respondió Alberto, con rotundidad, ante un Raimon aparentemente más cortado.