Inicio Comunicación El duro cara a cara entre Inés Arrimadas e Irene Montero que...

El duro cara a cara entre Inés Arrimadas e Irene Montero que sobrepasó a Évole: ‘Creí que sería más fácil’

Cuando el panorama político español no podía estar más convulso -recordemos la manifestación del pasado domingo 10 de febrero para pedir la dimisión de Pedro Sánchez- llega ‘Salvados‘ con un cara cara que pone de manifiesto que los partidos políticos de nuestro país no están llamados a entenderse. Así lo hemos podido comprobar con el debate entre Inés Arrimadas (Ciudadanos) e Irene Montero (Podemos), las cuales no se pusieron de acuerdo de ningún punto de la conversación. Bueno, sí, en uno. Ambas han sido menospreciadas en política por el mero hecho de ser mujer.

Unidas por el género y separadas por todo lo demás, las portavoces de Ciudadanos y Podemos se sentaron junto a Jordi Évole en un debate que él pensaba que sería más fácil, tal y como confesó en pleno cara a cara. Y es que el tono entre ambas políticas fue in crescendo a lo largo de todo el programa, al punto de que Montero tuvo que parar la conversación para preguntar a su “rival”: “¿Por qué me hablas así, con esa prepotencia? Me estás tratando de una manera que no corresponde a la lógica”. Y es que hubo polémica para rato.

Gestación subrogada, ¿igual que Cabify?

Concretamente, esta última frase venía a colación de la gestación subrogada, un asunto en el que ambas políticas mantienen una posición completamente opuesta. “¿Qué le dirías a unos padres que han tenido un niño por este método en Ucrania y que España no les quiere dar el pasaporte?”, preguntaba Évole para lanzar el tema. “Que lo siento, pero que no es nuestro modelo. Puedo empatizar con la situación personal, pero un deseo no puede convertirse en un derecho“, contestaba la de Podemos, mientras que se podía oír a su compañera de debate diciendo de fono: “Ay, Irene, por favor”. La de Ciudadanos consideró un insulto para las familias que han recurrido a este método la argumentación de Montero, lo que derivó en la situación tensa entre ambas.

'Salvados', con Irene Montero e Inés Arrimadas

‘Salvados’, con Irene Montero e Inés Arrimadas

Sin embargo, quien ha terminado protagonizando una polémica por este aspecto ha sido Arrimadas, que ha sido muy criticada en redes sociales por comparar la gestación subrogada o la fecundación in vitro con Cafiby y Uber. “Entiendo que os asusten las cosas nuevas. Cuando empezó la fecundación in vitro, se hablaba de las mujeres que donaban óvulos como gallinas que ponían huevos. Todo lo nuevo… Como Cabify, Uber… Os asusta“, expresó, con una comparación tildada de desafortunada.

¿Hay o no hay presos políticos en España?

Cataluña era otro de los temas que no podía faltar en la mesa. Al igual que en el caso anterior, ambos partidos tienen miradas distintas para ver la situación, lo que se vio reflejado en el tono de la conversación, que también adquirió un cariz bastante tenso. “¿Puedes entender, sin deslegitimarme, que nosotros queremos hablar con todo el mundo?, expresaba Montero ante la pulla de Arrimadas sobre ir a negociar los presupuestos con Junqueras a la cárcel. “Yo hablaría hasta con el mismísimo demonio si fuera necesario, porque en política institucional mi obligación es hablar con todo aquel que sea necesario para conseguir mejorar la vida de la gente”, se justificaba la de Podemos.

Inés Arrimadas e Irene Montero en 'Salvados'

Inés Arrimadas e Irene Montero en ‘Salvados’

La de la formación naranja fue un paso más sobre Junqueras y quiso saber si, para ella, él era un preso político. “Si, es un preso que está en la cárcel por hacer política“, dilucidó Montero. “Entonces estás diciendo que en España no hay democracia”, replicaba la otra parte, hasta que Montero decidió zanjar el debate sobre el que fuera vicepresidente de la Generalitat: “No, estoy diciendo que en España hay gente en la cárcel por haber defendido unas ideas políticas y creo que eso ha sido contraproducente para solucionar el conflicto”.

Distantes hasta en estilos de vida

Para buscar un momento más distendido, el presentador realizó a las invitadas una especie de test de estilo de vida. Aquí no hubo hueco para subidas de tono, pero sí que fue otro de los puntos clave para comprobar ambas no solo tienen ideologías opuestas, también estilos de vida diferentes. Así, mientras que Arrimadas posee una mutua privada de salud, vive de alquiler, pide a Glovo y tiene acciones en alguna empresa del IBEX, Montero utiliza la seguridad social, tiene una hipoteca, es más de pedir directamente al restaurante y no posee participaciones en empresas. Ojo, ambas han comprado en Amazon. Hasta ahí, su segundo y último punto en común de la charla.