‘El Hormiguero’: La disparatada reacción de una espectadora al perder 12.000 euros

Tras diez días de prórroga para encontrar el famoso billete de 20 euros que puso en circulación
El Hormiguero
, el programa ha decidido suspender este concurso pero no así su premio de 12.000 euros. Es decir, pese a que el dueño del billete no logró aparecer, Pablo Motos ha puesto en marcha un nuevo sorteo en el que el afortunado tendrá que responder a una pregunta que lanzará al inicio de cada programa.

“¿Sabe usted lo que quiero?” y la persona que reciba la llamada tendrá que contestar, “la tarjeta de El Hormiguero”. El número de teléfono al que llamará el espacio será elegido al azar. En su estreno del nuevo concurso, el chasco fue monumental por la disparatada reacción de la persona elegida.

Si tienes este billete podrías ganar 6.000 euros gracias a 'El Hormiguero'
Si tienes este billete podrías ganar 6.000 euros gracias a ‘El Hormiguero’
(Atresmedia)

Si después de leer esta noticia compruebas que el billete de 20 euros que posees tiene la siguiente numeración, EA2081272879, recordarte que ya es demasiado tarde. El Hormiguero ha cancelado el concurso que llevaba poco más de un mes de vida.

Aún así, el premio que ya ascendía a 12.000 euros no se echa a perder. Pablo Motos ha ideado una nueva forma de que el afortunado se lleve esta cantidad. Y todo gracias a la tarjeta Openbank que sigue teniendo esa cantidad y que ahora cualquiera puede conseguirla. Cualquiera eso sí, que reciba la llamada telefónica del presentador y que responda correctamente, “la tarjeta de El Hormiguero”.

Por ello, Pablo Motos explicó el funcionamiento del nuevo sorteo y decidió descolgar el teléfono para llamar a un número al azar. En la primera llamada nadie contestó, en la segunda tampoco… Y en la tercera alguien respondió. Entonces, el valenciano preguntó a su interlocutor: “Buenas noches, ¿sabe usted que es lo que quiero?”. Y cuando todo el mundo esperaba que la respuesta fuese “la tarjeta de El Hormiguero”, la voz anónima soltó en tono muy serio: “no, no, no me importa lo que quiere”.

Motos intentó mantener la llamada: “¿No le importa, pero no me cuelgue todavía. ¿Usted puede poner la tele?”. Y la señora en cuestión muy seca le respondió: “No, ¿por qué?”. Acababa de perder 12.000 euros. Y al conocer la noticia ella, incrédula, contestó: “¡qué pena, qué pena!”. Una vez más, su gozo en un poco.

Loading...