Inicio Comunicación El mal rollo llega a ‘Secret Story’ tan solo dos días después...

El mal rollo llega a ‘Secret Story’ tan solo dos días después de su estreno

Poco les ha durado la paz a los concursantes de ‘Secret Story: La casa de los secretos‘. Los habitantes de la casa ya han tenido los primeros rifirrafes entre ellos por una causa muy habitual en los programas de convivencia: la limpieza. En la noche del 11 de septiembre, preparaban una reunión para hablar sobre el tema y dejar claras las normas, puesto que algunos de los habitantes se estaban quejando de cómo la suciedad estaba extendiéndose por la casa.

Los concursantes de 'Secret Story' se reúnen en la casa

Los concursantes de ‘Secret Story’ se reúnen en la casa

Aunque las normas de convivencia ya habían sido fijadas el día anterior, parece que no todos las cumplen como deben. Jesús Oviedo comentó durante la reunión que al sentarse a comer descubrió cómo el suelo estaba plagado de migas y tuvo que recogerlas. Esto no sentó nada bien a Fiama Rodríguez, que lo acusó de echarles en cara la labor que había realizado: «No está bien que hagamos cosas y luego las comentemos para echarlas en cara porque yo me he encontrado el vestidor hecho un asco y lo he limpiado, no le he echado en cara a nadie».

Lucía Pariente, una de las encargadas de reunir a todos los concursantes, aseguró que su tarea de fregar, que comparte con Cristina Porta, es de las más sacrificadas. Esto no fue del agrado de muchos compañeros e Isabel Rábago añadió que si a ella le toca fregar, lo hará porque es su tarea, algo en lo que Miguel Frigenti pareció estar de acuerdo. Como veredicto final de la reunión, los concursantes han decidido que cada uno va a recoger, fregar y secar sus platos, tratando así de ayudar a las peticiones de Pariente, que pedía que alguien más fregara con ellas.

Bigote Arrocet, señalado como vago

Después de llegar a una conclusión sobre cómo intentar mantener la casa más limpia, Jesús señaló junto a otros compañeros a Bigote Arrocet como vago. Estos aseguraban que no lo habían visto hacer nada en los días que llevaban de concurso: ni limpiar ni hacer la prueba. Por otro lado, Miguel Friguenti apuntaba que «el mal ambiente ya se ha creado«, a lo que Lucía Pariente comentaba que le daba igual y criticaba que «conviene callarse y no exponerlo y así no salir nominado».

Publicidad