Inicio Comunicación El regreso de Naci da un giro radical a la vida de...

El regreso de Naci da un giro radical a la vida de Safiye… ¿para conquistarla de nuevo?

La vida de Safiye se caracterizaba por llevar a rajatabla las tareas del hogar, alejada de todo tipo de relaciones de amistad o amorosas: el único vínculo que tenía era con su familia. Incluso era la primera en impedir que Gülben, Han y Neriman, sus tres hermanos, se enamorasen de alguien por miedo a que la abandonaran para siempre.

Safiye ha crecido con es trauma y por eso cualquier persona ajena a su familia la ve como una amenaza, convencida de que va a separarles de ellos.

Sin embargo, todo cambia cuando Naci, su amor de la adolescencia, aparece de nuevo en su vida… ¿será el destino o casualidad? Naci llega para hospedarse frente a la casa de los Derenoglu para ser el nuevo profesor de Neriman, la hermana menor de la familia.


Naci no duda en acudir en busca de Safiye, mientras ella se queda helada al ver al mismo Naci del que se enamoró en el instituto. Sus emociones hacia este hombre reaparecen cuando Naci envía señales desde su ventana y que solo Safiye conoce su significado: una paloma y el sonido de un clarinete hace remover los sentimientos que parecían muertos para Safiye.

A pesar de que le cueste creérselo, la hermana mayor de Han esconde un enorme corazón detrás de esa gran coraza que la protege para que nadie nunca más le haga daño. Y es que su trauma a salir de casa, su trastorno con la suciedad y su rechazo a los hombres están vinculados: todo viene a raíz del duro pasado que le hizo vivir su madre.


Pero Han, que no se fía de Naci y sospecha de que oculta algo, no para hasta descubrir quién es este misterioso hombre que no para de rondar en su familia y de espiar desde su ventana.

Han encuentra una foto de su hermana junto a Naci cuando eran jóvenes, y acude al lugar donde Naci había citado a Safiye para esclarecer todas sus dudas. Sin embargo, Naci no se lo pone nada fácil ante las sugerencias de Han de que se aleje de su hermana.

Mientras, Safiye se topa con la dura realidad: en el cuarto donde guardan la basura, encuentra una bolsa llena de cartas que el propio Naci le enviaba en su adolescencia pero que ella nunca recibió… ¡porque su madre lo evitó!

Es entonces cuando Safiye lee una de ellas por primera vez y no puede contener las lágrimas al leer todo el amor que se plasmaba en esa carta: “Nunca dejó de quererme”.


Mientras, Han pone entre la espada y la pared a Safiye, después de amenazar a Naci de que se alejase de su familia. Quiere conocer en boca de su hermana toda la verdad acerca de Naci: “Sé quién es el chico de la foto y por qué ha vuelto”.

Safiye sufre una fuerte crisis existencial: hacer caso a lo que le dicta el corazón o acatar las órdenes del fantasma de su madre, que le cohíbe e impide una relación con Naci.


En el último episodio, Naci y Safiye vuelven a estar cara a cara. Mientras ella se autoconvence de que el hombre que tiene en frente no es el joven del que un día se enamoró, Naci intenta hacerle entrar en razón y asegurarle de que es él: “Podemos ser felices juntos”, le asegura.

Pero Safiye no aguanta tanta presión emocional por parte de Naci y, también el fantasma de Hasibe que le persigue como una sombra.

Entre tanto, la hermana mayor de Han sufre un ataque de pánico ante los ojos de Naci, provocando una escena indeseada: que el profesor pague las consecuencias por acercarse demasiado a Safiye.


¿Conseguirá Naci volver a recuperar el amor de Safiye? ¿Conseguirá Safiye liberarse del fantasma de su madre y hacer caso a su corazón?

Publicidad