Inicio Comunicación Enrique San Francisco confiesa en ‘laSexta noche’ que fue desahuciado y habla...

Enrique San Francisco confiesa en ‘laSexta noche’ que fue desahuciado y habla de su drama con las drogas

Ya lo confesó Lolita Flores en el estreno de la nueva temporada de ‘Mi casa es la tuya‘: un artista también vive dificultades económicas. La visita del actor Enrique San Francisco a ‘laSexta noche‘ ha corroborado las palabras de la artista. Y es que mientras la primera se vio en la tesitura de pedir dinero para poder comer y pagar la hipoteca, el actor que interpretó a Tinín en ‘Cuéntame cómo pasó’ ha sido víctima de los desahucios.

Enrique San Francisco en 'laSexta noche'

Enrique San Francisco en ‘laSexta noche’

El presentador Iñaki López hablaba sobre el procedimiento que tiene el actor a la hora de redactar sus monólogos, acaparando temas tan dolorosos como los propios desahucios. “Yo los he pasado. Cuando los escribo me siento en un sitio, observo las cosas y entonces exagero la realidad“, confesaba este ante la sorpresa del periodista, que no conocía ese hecho en la vida del artista. “Sí, y he pasado dificultades económicas, quién no las va a pasar teniendo esta profesión, es inevitable”, expresaba Enrique San Francisco, para añadir que a ello se suma “el desastre que soy económicamente con mi dinero”.

Las drogas, un duro capítulo

Sin embargo, los desahucios no ha sido el único pico bajo en la vida del actor. Este corroboró sus problemas con las drogas y cómo ha tratado de superarlos. “Pasé tiempos muy jodidos como toda la gente de mi generación, de los 80”, confesaba. Una situación que no pudo con el actor, que trató de salir de ella siendo “más inteligente” o echándole “más cojones” que aquellos a los que se llevó la droga en los años de la transición democrática.

“Si quieres vivir con salud y quieres estar aquí que es muy bonito, lo que tienes que hacer es parar, porque si no te vas a tomar por el culo”, se sinceraba Enrique San Francisco. El actor confesaba que en alguna ocasión había expresado que no sabría cómo desenvolverse en ciertas situaciones sin estar bajo los efectos de un porro. “Ahora por la edad me quedo agilipollado, con lo cual pues no me entero de nada y tampoco fumo porros o sea que estoy cabreado”, añadía.