Inicio Comunicación ‘Espejo Público’ desvela la declaración de Ana Julia sobre el crimen del...

‘Espejo Público’ desvela la declaración de Ana Julia sobre el crimen del pequeño Gabriel

El pasado marzo todo el país se paralizó con el caso de la desaparición del pequeño Gabriel, conocido como “el pescaíto”. Tras varios días de búsqueda, el pequeño fue hallado muerto en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, la pareja del padre. La confesa autora del crimen mató al pequeño y ahora ‘Espejo público‘ ha desvelado en exclusiva la declaración de la misma sobre cómo ocurrieron los hechos.

Ana Julia declara sobre el crimen del pequeño Gabriel

Ana Julia declara sobre el crimen del pequeño Gabriel

Según declara Ana Julia, esta recogió al pequeño de la calle y lo llevó con ella a una finca donde iba “a pintar la puerta y la lavadora”. Una vez allí asegura que el niño apareció con un hacha y esta le dijo: “Gabriel dame el hacha que te puedes hacer daño”. Sin embargo, según la detenida, este le espetó cosas como “no quiero que me mandes”, “eres fea” o “yo quiero que dejes a mi padre, que se case con mi madre y que te deje a ti”.

Entre lágrimas aparece Ana Julia en el vídeo en el que confiesa al juez cómo transcurrieron los hechos y las horas previas al asesinato. Esta asegura que, tratando de que el pequeño dejara de decir esas cosas, le tapó la boca y la nariz durante un tiempo, aunque no recuerda cuánto. “Cuando dejó de chillar, le quité la mano de la boca y ya el niño no respiraba”, confiesa llorando asegurando que sentía que se “estaba volviendo loca” pensando en que le había quitado a su padre “lo más grande que tenía”.

Pistas falsas para despistar

Durante los días en los que se aplicó todo un dispositivo de búsqueda para encontrar al pequeño, la autora del crimen estuvo al lado de su pareja mostrando su apoyo y vistiendo una camiseta con una imagen de Gabriel frente a las cámaras. Sin embargo, por detrás trató de despistar a la policía colocando pistas falsas, como una camiseta del niño en la dirección contraria en la que había tenido lugar el asesinato.

“Yo tenía toda la ropa en la bolsa y como veía a Ángel (padre del pequeño) tan preocupado pensé en dejarla por allí”, confiesa Ana Julia. Un hecho que la puso en el punto de mira de la policía, al haber esta y su padre encontrado una pista en unas inmediaciones que ya habían sido rastreadas por vecinos de la zona que participaron como voluntarios junto al equipo de búsqueda.