Eurovisión: Del ‘tocado’ de Barei al ‘hundido’ de Manel Navarro en 2017

Casi cada año se repite la misma historia. TVE elige representante en Eurovisión. Los eurofans españoles se ilusionan con la que creen va a ser una apuesta ganadora. Llega el videoclip oficial y nos hundimos en las casas de apuestas. Llega la puesta en escena y remontamos hasta creer que incluso podemos hacer una buena posición. Se celebra la final y la decepción se apodera, de nuevo, de todos nosotros.

Pero este año algo ha cambiado. Más bien todo. Porque con Barei el año pasado sí hubo una ilusión inicial. Fue el público la que la eligió mediante televoto y al fin y al cabo creyó en Say yay! -pese a las críticas y detractores habituales de cada año. Cuando la canción se presentó de forma oficial en Europa las apuestas no fueron demasiado halagüeñas, situando a la madrileña en un puesto 21.

Barei, durante el primer ensayo de Eurovisión 2016 Barei, durante el primer ensayo de Eurovisión 2016 (LVD / LVD)

Pero cuando llegó el primer ensayo oficial la cosa pareció remontar levemente. Se llegó a hablar de que Barei estaría entre los diez primeros clasificados de Eurovisión. Su puesta en escena no era la mejor del Festival pero su caída y baile de zapatillas conferían a la apuesta española un atisbo de esperanza entre los eurofans.

Llegó la final y Barei cumplió. Cantó bien, bailó bien e incluso se cayó bien al suelo como marcaba el guión. Y lo que es innegable es que absolutamente todo el público presente en el Tele 2 Arena de Estocolmo se puso de pie para bailar la pegadiza canción de una desconocida artista alternativa que se había dejado la piel en intentar alzarse con la victoria.

Barei añade su número de la suerte a su vestido de Eurovisión Barei añade su número de la suerte a su vestido de Eurovisión (LVD / LVD)

Al final, Barei se quedó en un discreto -e injusto- 22º puesto de un total de 26 y tras la Final simplemente dijo: “Pido perdón a España”. Con el tiempo se ha sabido que, más allá de lo impredecible de las votaciones de cada país, hubo piedras (rocas) en el camino que venían de altas instancias de RTVE más que de su trabajo como artista. Pero ésa es otra historia…

Pasado un año las cosas han ido a peor todavía. Manel Navarro no convence a nadie, ni tan siquiera a los eurofans españoles que este año casi se disculpan cuando pasean con sus banderas rojiguadaldas por Kiev. Y es que la carrera eurovisiva de RTVE este año ha sido, con diferencia, la más desastrosa en muchísimos años.

Manel Navarro graba el videoclip de su canción para Eurovisión Manel Navarro graba el videoclip de su canción para Eurovisión (rtve)

La elección que designó a Manel como representante de España en Eurovisión 2017 estuvo cargada de polémica. Primero porque todos los aspirantes a participar en el festival fueron elegidos a dedo por TVE (a excepción de uno que se eligió en las redes sociales) y en segundo lugar porque de nada sirvió lo que opinaban los eurofans: fue un jurado pseudoprofesional el que decidió que el de Sabadell iría a Kiev.

Luego hemos conocido que en el televoto, Mirela -la favorita del público para ir a Eurovisión representando a España- obtuvo el doble de votos que el catalán. Pero el criterio de tres jueces expertos decantó la balanza y destrozó la elección hasta ahora más o menos democrática en la que se había sustentado Objetivo Eurovisión.

Mirela empata con Manel Navarro en 'Objetivo Eurovisión' Mirela empata con Manel Navarro en ‘Objetivo Eurovisión’ (rtve)

Así que el eurofan español acogió sin ganas y con recelo la apuesta de Do it for your lover, una canción que nada tiene de española, nada tiene de original y nada tiene de lucimiento musical. Era una apuesta en bermudas digna de un chiringuito de playa para participar en un Festival donde los otros países se visten de smoking .

Con el lanzamiento del video oficial ocurrió lo previsible: España se hundía en las casas de apuestas. Ninguna sorpresa. Pero se hundía como hacía años que no lo hacía… ni las peores canciones y puestas en escena imaginables cosechaban peores resultados de nuestro beach boy a lo Costa Brava.

Manel Navarro Manel Navarro (Alejandro GarcÍa / EFE)

Y con los ensayos generales y la aparición en la semifinal no ha habido ya posición más baja en la que hundirse. En este momento Manel no sube ni un puesto y no baja más… porque no puede. La puesta en escena no deja de ser una sucesión de imágenes que no cuentan nada. Manel está en el escenario como quien improvisa un concierto entre colegas y la canción, que no es que sea tampoco tan horrorosa, simplemente es una más.

Hasta las votaciones finales no sabremos qué pasará. Pero hay más posibilidades de que le toque el Euromillones sin haber jugado nunca que aspirar a pasar a ser la canción ganadora del festival. Sin embargo, hay que agradecerle a Manel Navarro (culpable indirecto de todo este despropósito) varias cosas.

Manel Navarro y Xavier Martínez posan juntos antes de 'Objetivo Eurovisión' Manel Navarro y Xavier Martínez posan juntos antes de ‘Objetivo Eurovisión’ (LVD)

La primera, los cambios y asunción de responsabilidades en RTVE. La segunda, desacreditar como “expertos jurados” a gente que pese a tener muchos oyentes en la radio -más bien seguidores en Twitter- demuestran no tener ni idea de lo que es Eurovisión. Y lo tercero, conseguir que el eurofan español se harte y exija, sin rubor a ser señalado con el dedo, que el Festival es algo profesional que sólo profesionales deben manejar. Y hasta que los eurofans no monten su propio 13-M, aquí seguiremos aguantando a quien maneje mi barca .

Loading...