First Dates: La cita más sexual

Nueva sorpresa en First Dates en cuanto a conversaciones se refiere. Desde que se inició el dating show sus participantes han hablado de todo: desde política, hasta relaciones anteriores, toda clase de hobbies, y por supuesto sexo. Sin embargo, la cita de Melany y GQ ha superado las expectativas de los espectadores que se han quedado con la boca abierta al convertirse en el encuentro más sexual de los que se recuerdan en el programa.

No es para menos. Desde que se sentaron en una de las mesas del restaurante del amor, primaron más las relaciones sexuales y el erotismo en sí que la búsqueda del flechazo. La pareja, sin cortarse, habló sin tapujos de lo que más les gustaba en la cama.

Pese al frío gélido que estamos viviendo en las últimas semanas, la cita que se produjo en el programa de Carlos Sobera subió la temperatura de la audiencia. Los protagonistas de la historia fueron GQ, un chico de 31 años, oriental y estudiante de marketing; y Melany de 26 años. El muchacho no se cortó a la hora de preguntar a su acompañante todo lo referente al sexo. De hecho, ella le instó a que le preguntase lo que quisiera, eso sí, no se refería precisamente al terreno sexual. Pero él, fue al grano. ¡Y de qué manera!

“¿Prefieres topless?”, se lanzó GQ, es que “me gustan las chicas con pechos grandes y si los tienes, enséñalos, debes broncearte y tomar el sol, y si tienes ropa no puedes tomar el sol”. Melany no daba crédito a la situación pero fue respondiendo con determinación ese bombardeo sexual.

Me gustan las chicas con pechos grandes”

“¿Cuándo fue la última vez que tuviste sex?”, continuaba GQ. “Hace unos tres meses, más o menos”, respondía la joven. “Mucho tiempo”, replicaba el asiático. De hecho, Melany aclaraba ante la cámara que “si no tengo pareja o no tengo cómo tener sexo en ese momento, no me encasillo en ello, tengo otras cosas que hacer, tengo muchas responsabilidades, y no tengo por qué estar buscándolo todo el rato”.

La conversación fue subiendo de tono cuando ella le pregunta si se había besado con alguien de su mismo sexo. GQ dijo que solo en plan amigos, y Melany confesó que era bisexual. Además, durante el brindis siguió subiendo la temperatura: “Cuando brindas tienes que mirar a los ojos, porque si no tendrás siete años de mal sexo”, decía el muchacho.

Como al final la cita se basó en el sexo, la decisión para tener una segunda cita se basó (obviamente) en eso. Mientras que Melany aseguraba que “o que menos me gusta de GQ es que me parece un poco engreído”. Para GQ su problema era que la veía “aburrida” en la cama. De hecho le soltó un: “en la cama no creo que vayamos a ser compatibles…”.

A lo que Melany le soltó un buen zasca: “Entiendo, entiendo… a mí me gusta mucho cómo va GQ por la vida, pero no es mi forma de ir por la vida y no termina de encajar… nos vemos por ahí”.

Loading...