Inicio Comunicación Isabel Rábago deja de ser asesora de medios del PP

Isabel Rábago deja de ser asesora de medios del PP

Isabel Rábago ya no es asesora de medios en el Partido Popular (PP) de la Comunidad de Madrid, ya que la formación ha decidido prescindir de sus servicios. Así lo ha confirmado la propia periodista a través de las redes sociales, en las que ha dejado un mensaje claro y conciso sobre lo sucedido: «Hice lo que me pidieron, cuando me lo pidieron. Cumplí con creces y se acabó«.

Isabel Rábago

Isabel Rábago

Sin embargo, puede que entre tanta franqueza, lo que se esconda es alguna que otra crítica contra la formación, ya que últimamente se ha mostrado bastante discordante con algunas de las actitudes de sus líderes, como con las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre la Guerra Civil. «A unas semanas de unas nuevas elecciones, los temas con los que juegan nuestros políticos: Franco, las Trece Rosas, ‘Arderéis como en el 36’…», escribía la periodista.

Su salida del cargo se produce con el cambio en el organigrama en el Partido Popular a raíz del nombramiento de Díaz Ayuso como cabeza del partido en Madrid, ya que antes era la propia Ayuso la Vicesecretaría de Comunicación, el departamento del que dependía Rábago. Con su ascenso, el cargo lo ocupaba Ana Millán, que es quien ha decidido dejar de contar con los servicios de la televisiva.

Quién es Ana Millán

A diferencia de Isabel Rábago, que está licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca, Millán no ha estado relacionada con los medios de comunicación hasta que Cristina Cifuentes la colocase en el cargo en sustitución de Miguel Garzón Andrés y María Begoña Reyero, ambos cesados por casos de corrupción. Hasta entonces había sido presidenta del PP de Arroyomolinos y alcaldesa de dicho municipio. Durante su administración, fue señalada por relacionarse con la empresa Waiter Music, relacionada con el caso Púnica, y se la vinculó a supuestos contratos fraudulentos con la empresa, aunque el fiscal nunca emitió un requerimiento en su contra.